Política nacional versus vida nacional

Roberto Blanco Valdés
Roberto L. Blanco Valdés EL OJO PÚBLICO

OPINIÓN

Javier Lizón | Efe

17 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Lo comentaba anteayer con un querido amigo, que es un hombre bueno, brillante como pocos en su difícil profesión y ciudadano preocupado por el futuro del país: existe un gran contraste entre lo que en España ha mejorado desde que recuperamos la democracia y lo que, en tal período, se ha deteriorado, primero de forma progresiva y luego, a partir del 2014, a galope tendido.

¿Que qué ha mejorado? Pues casi todo en realidad: las escuelas e institutos, confortables y servidos por profesionales de notable formación; la sanidad, que, entre las mejores del mundo, ha favorecido que nuestra esperanza de vida sea de las más altas del planeta; el sistema de comunicaciones, que nada tienen que envidiar a los de nuestro entorno; las universidades, que en las más diversas especialidades forman profesionales valorados excelentemente en muchísimos países; las empresas, que compiten sin complejos en gran cantidad de sectores, del turismo a la alimentación, del textil a la automoción; la cultura y el ocio, donde han proliferado las posibilidades de ir a una biblioteca, una piscina o un campo de deportes; los medios de comunicación que, más allá del amarillismo informativo, ofrecen a los ciudadanos la pluralidad sin la que la democracia no pervive; las administraciones públicas y sus funcionarios, que han experimentado una modernización impresionante; las fuerzas armadas y las de seguridad, de cuya profesionalidad y eficiencia nadie duda, salvo los demagogos de extrema izquierda; la judicatura, que, pese al problema de medios que la sigue atenazando, resuelve al año cientos de miles de pleitos, lo que posibilita la vida en sociedad.

Sí, sí, sé bien que no estamos en el mejor de los mundos posibles, que en todos los campos referidos debemos todavía mejorar, en algunos con urgencia, pero es ese avance, mayor o menor, en todos los terrenos, lo que ha convertido a los españoles en los ciudadanos más felices de Europa, según una encuesta del Instituto Gallup de la que a finales del 2020 se hicieron eco muchos medios de comunicación. Y todo ello pese al covid.