Hacienda juega con las cartas marcadas

Alberto Vázquez FISCALISTA EN VENTO ABOGADOS & ASESORES Y MIEMBRO DE LA AEDAF

OPINIÓN

María Pedreda

09 dic 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los tributos son uno de los motores de las sociedades modernas, pues permiten sufragar las necesidades y servicios esenciales de los ciudadanos. Si bien es cierto que existe un derecho a recaudar para hacer frente a fines tan loables como la redistribución o la solidaridad, no lo es menos que ello debe hacerse en base a unas normas justas, y que, además, estas deben ser aplicadas en base a los principios fundamentales sobre los que se regula nuestro Derecho tributario.

Pero, por desgracia, los que nos dedicamos al asesoramiento fiscal percibimos como prima y se da más realce a las exigencias recaudatorias que a determinados principios constitucionales.

En junio del 2022 los contribuyentes presentaremos el IRPF de este 2021; pues bien, la Administración puede, a partir de ese momento —durante cuatro años—, revisar lo que hemos hecho.