Convencer siempre será mejor que imponer la vacunación

África González Fernández CATEDRÁTICA DE INMUNOLOGÍA, CINBIO, UNIVERSIDAD DE VIGO.

OPINIÓN

M.MORALEJO

Es una responsabilidad individual, que debe adoptarse voluntariamente

06 dic 2021 . Actualizado a las 17:58 h.

Durante esta pandemia, se ha demostrado la eficacia de las vacunas frente al SARS-CoV-2, y España está a la cabeza en lo que respecta a porcentaje de personas vacunadas, comparada con otros países de nuestro entorno cercano. Ante la escalada de casos, algunos Estados quieren que la vacunación sea obligatoria, mientras que los hay que optan, como España, por que sea voluntaria. ¿Debería obligarse a las personas a pincharse? 

España ha sido tradicionalmente un país donde las familias han vacunado a sus hijos en un porcentaje altísimo, cercano al 100 %. La concienciación de la gravedad de las enfermedades, la cercanía de los padres al personal sanitario de los centros de salud y hospitales, las campañas de vacunación, y la solidaridad (somos el país a la cabeza mundial en número de trasplantes), son algunos de los aspectos que influyen en esa alta tasa de vacunación de nuestro país. Y ahora con el covid ha sido igual, España está dando la talla.

Otros países que han optado por la obligatoriedad no han alcanzado los niveles de vacunación que nosotros tenemos, por lo que el mero hecho de obligar no necesariamente mejora los índices y puede volverse en su contra. La imposición suele verse con rechazo, repulsa y recelo, y conseguir exactamente el efecto inverso.