«No pueden recibir el mismo trato social los ciudadanos con distinto cumplimiento social con la vacunación»

Cartas al director
Cartas al director CARTASALDIRECTOR

OPINIÓN

Biel Aliño

05 dic 2021 . Actualizado a las 08:28 h.

Reflexiones sobre la crisis del coronavirus

Llevamos casi dos años con esta pandemia y entiendo que ha sido suficiente tiempo para que el Gobierno central (con plena competencia para articular las normas adecuadas) presente en el Parlamento un corpus legislativo que regule esta crisis sanitaria y que proporcione herramientas que ayuden a resolver y paliar coherentemente las consecuencias de la misma. Es bochornoso que con ciertas medidas erráticas y sin unidad de criterio se haya producido tal desbarajuste político- legislativo. Tendrá el legislador que crear un marco jurídico que sea de aplicación a los intervinientes y afectados de este país: Gobierno central, jueces y tribunales, comunidades autónomas (17), ayuntamientos, diputaciones, empresas y ciudadanos. Una referencia para que todos podamos tener claro cómo hay que actuar en estos casos (que vendrán más, seguramente). Le podemos llamar una Ley de Pandemias o cualquiera otra denominación, pero es una necesidad imperiosa que ayudaría a dar seguridad jurídica a una situación que causa estupor a la ciudadanía. Políticos de uno y otro signo tirando cada uno por su lado y jugando al politiqueo para obtener posibles réditos electorales. Coordinadores de alertas nacionales que relatan situaciones pasadas, pero que no alertan. Nuevas figuras políticas mediocres que aprovechan la crisis para ascender en su estatus o conseguir más poder. Hay que mandarles un mensaje claro a nuestros compatriotas, no puede ser que cualquier comportamiento social no tenga coste, vivimos en sociedad y hay derechos, pero también hay deberes. No pueden recibir el mismo trato social los ciudadanos con distinto cumplimiento social. La Justicia no es dar a todo el mundo lo mismo, sino lo que le corresponde. De todas las definiciones que se han dado de Justicia, quizá la más conocida es aquella expresada en el siglo III de nuestra era por el jurista Ulpiano, quien decía que «la Justicia es la constante y perpetua voluntad de dar a cada uno su propio derecho». Antonio Méndez Pena. A Coruña.

Agradecimiento a la sanidad pública

Hace unos días falleció nuestro padre, en casa, tranquilo, acompañado y cuidado por nosotros. No lo hubiésemos podido hacer de esa manera si no hubiésemos contado con médicos ni personal sanitario, al otro lado del teléfono o visitándonos, asesorándonos en todo momento. Con esta carta queremos dar las gracias a la doctora Begoña Rodríguez y a Pilar Vázquez, del centro médico del Ventorrillo, de A Coruña; a la doctora Molina, del hospital Teresa Herrera, a los profesionales del 061 —quienes responden a todas tus dudas con profesionalidad, cariño y paciencia— y al cuerpo de Bomberos de A Coruña, que, en uno de estos de momentos de urgencia, no dudaron en venir a casa, de madrugada, para ayudarnos en una de sus caídas. Gracias de corazón. Familia Moreno Fernández. A Coruña.