Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

Un desastre ante el que el Gobierno debe intervenir

Roberto Pereira Costa ECONOMISTA

OPINIÓN

28 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

No pintan nada bien los augurios para el 2022. Es verdad que llevamos cierto tiempo muy preocupados por la sanidad y la salud debido a la pandemia que nos afecta desde principios del 2020. Son prácticamente dos años que nos han descolocado totalmente: Pero han ocurrido otras muchas cosas durante este período que van a tener mucha incidencia en el futuro devenir.

Hasta prácticamente finales del 2020 hemos contado con un gran aliado desde el punto de vista económico, que permitió que las reglas del juego se mantuvieran en cierto tono de estabilidad y, por lo tanto, no se produjesen desequilibrios que hiciesen tambalear los pilares de la economía. Me refiero a la tasa de inflación, que hasta entonces era prácticamente plana, y en ese escenario resultaba mucho más fácil buscar soluciones para cualquier problema que pudiese surgir.

Las cosas han cambiado soberanamente en el 2021. A pesar de haber resuelto un reto que se antojaba muy difícil en el 2020, cual era encontrar una vacuna para el coronavirus, y, en tiempo récord, conseguir un porcentaje de vacunación que a estas alturas supera el 80 % de la población, no hemos tenido la misma suerte con la tasa de inflación. Y mucho me temo que cerraremos el ejercicio con un porcentaje que rondará el 6 %.