«Nos dijeron que era cáncer y eran unas manchas sin importancia»

Cartas al director
Cartas al director CARTASALDIRECTOR

OPINIÓN

ALBERTO LÓPEZ

26 nov 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Diagnóstico erróneo en radioterapia

Me gustaría contar esta historia para que algunas personas que atienden a pacientes oncológicos se paren a leerla, y se pongan por un momento en la piel de los enfermos. Mi madre fue operada recientemente de un tumor de Merkel en el codo y ha recibido 26 sesiones de radioterapia. Tras finalizar el tratamiento, le realizan un TAC de control y en la siguiente consulta le dicen que hay dos manchas en el pulmón y que son cáncer, posiblemente consecuencia del tumor padecido. Le dicen que hay que hacer un PET-TAC y operar a continuación.

Con el PET-TAC realizado (que confirma en parte su diagnóstico, porque lo que eran dos manchas malignas pasan a ser una sola) nos derivan a cirugía torácica del hospital de A Coruña. Allí nos atiende de una forma maravillosamente profesional y humana una doctora. Nos explica que lo que el PET-TAC hace es captar actividad, que puede ser inflamatoria, vírica y también tumoral, pero que ante las pruebas que tiene delante ella no puede asegurar que tenga cáncer ni que las manchas sean malignas; por lo que nos recomienda hacer un segundo TAC. Tras esta nueva prueba nos indica que no hay que operar, que son manchas inflamatorias sin ninguna importancia que hay que seguir controlando.

Tanto mi familia como yo lo hemos pasado realmente mal, con tratamiento psiquiátrico y psicológico, porque terminábamos de pasar por una situación muy dura y, aún sin haberla superado totalmente, se nos presentaba otra de igual calibre. Afortunadamente todo fue un error, un nefasto diagnóstico y una auténtica falta de profesionalidad. ¿No es más ético y profesional decirle a un paciente «veo algo raro y necesito hacer más pruebas para darle un diagnóstico exacto» que decir «tiene usted un cáncer de pulmón» solo con un TAC sobre la mesa? En mi familia hemos estado sufriendo innecesariamente durante dos meses, 60 días de un verdadero sinvivir. Mari Gómez. Lugo.