ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

Xenotrasplante, otro paso más

Marcelino González Martín EXJEFE DEL SERVICIO DE UROLOGÍA Y DIRECTOR QUIRÚRGICO DEL TRASPLANTE RENAL DEL CHUAC

OPINIÓN

Joe Carrotta | Efe

28 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La realización de un xenotrasplante renal en EE.UU. ha vuelto a poner sobre la mesa la importancia de estas investigaciones. Este tipo de trasplantes, con órganos de animales de distinta especie, son un paso más para cubrir las necesidades que eviten la muerte de personas en espera de ese riñón, corazón, hígado, etcétera, que no llegan.

El xenotrasplante es un nuevo avance en lo que se ha calificado «la epopeya más apasionante de la ciencia médica». En Lyon, Jaboulay realiza, en 1906, los dos primeros, uno de riñón de cerdo y otro de riñón de cabra. El fracaso en los dos pacientes fue inmediato. Otros investigadores prosiguen la experiencia con riñones de babuino y chimpancé, comprobándose que los xenotrasplantes en estas especies, con frecuencia, funcionan durante varios días. Los estudios inmunológicos de estas experiencias arrojan luz y se llega finalmente a la conclusión de que hay dos tipos de xenotrasplante: concordantes y discordantes, dependiendo de si los órganos trasplantados son entre especies filogenéticamente próximas (humano-chimpancé) o especies distantes (humano-cerdo).

En los trasplantes discordantes el rechazo es inmediato, causado por anticuerpos naturales, preformados en el receptor contra el donante, produciéndose un rechazo híper agudo. En los trasplantes concordantes los anticuerpos causantes del rechazo se forman a partir de la exposición a los antígenos del órgano trasplantado, produciéndose el rechazo más tardíamente, unos días después; es el rechazo vascular agudo. Si gracias a los modernos tratamientos evitamos estos rechazos, puede aparecer tardíamente el rechazo crónico.