ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

Un baño de «realpolitik»

OPINIÓN

Fernando Alvarado | Efe

28 oct 2021 . Actualizado a las 08:50 h.

Con esta expresión -realpolitik- contestó Bismarck a los seguidores de Metternich cuando le plantearon la necesidad de restablecer el equilibrio de poder entre las grandes potencias coloniales europeas. La receta venía a recordar que los problemas reales pocas veces encuentran solución en los enroques ideológicos, en las utopías nacionalistas, o en el inmovilismo sistémico que paraliza la modernización social o la asunción de los avances técnicos y jurídicos que cambian los contextos en los que se gobierna.

Y la razón de citar hoy esta palabra -de uso tan corriente entre los politólogos y los historiadores, pero casi desconocida entre los ciudadanos- hay que buscarla en que, en contra de lo que nuestro Gobierno afirma, España está desgobernada, porque los problemas más graves no figuran en la agenda mediática, y porque nos pasamos el día dando vueltas a cuestiones secundarias y abstracciones sin sentido, mientras las cosas de comer -nunca mejor dicho- discurren por sendas cada vez más peligrosas. Veamos.

Antonio Garamendi acaba de decir que a los empresarios les preocupa más la posible derogación de la reforma laboral que el uso de los fondos europeos, dando a entender que, mientras la reforma afecta a la productividad y a la viabilidad de muchas empresas, y durante mucho tiempo, los fondos están funcionando como un bálsamo de Fierabrás que desactiva la política real y alimenta nuestra permanente huida hacia delante.