En qué piensa Isabel Díaz Ayuso

OPINIÓN

Javier Lizon | Efe

20 oct 2021 . Actualizado a las 11:09 h.

Hay quien hipotecaría su casa, o rehipotecaría su sede, por averiguar qué está pasando por la cabeza de Isabel Díaz Ayuso, esta especie de célula durmiente alojada en el PP. En cualquier momento, sin previo aviso, la bomba Ayuso puede activarse y explotar, con consecuencias imprevisibles. Eso lo sabe hasta Pablo Casado, quien hace ímprobos esfuerzos por disimularlo, en plan todo controlado, esto es una balsa de aceite. Quién sabe si su actuación, su sonrisa perenne, sus charlas espontáneas con quien se le ponga por delante, en este caso el «muy capaz» Martínez-Almeida, será merecedora de un goya o de un óscar. Si así fuera, se trataría apenas de un premio de consolación, pues lo que el hombre ansía, casi podríamos decir que desde su más tierna infancia, es el premio de la Moncloa. Y he ahí la cuestión, pues diga lo que diga, Ayuso no puede evitar que su mirada diga mucho más que ella. En plan «querido Pablo, tú y yo sabemos que lo tienes crudo».