Suscríbete 1 año y te regalamos 140 días gratis
Quiero la oferta

¿Distintas varas de medir?

Ignacio Bermúdez de Castro
Ignacio Bermúdez de Castro PASOS SIN HUELLAS

OPINIÓN

Iñaki Berasaluce | Europa Press

18 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Doy fe de que los jueces se limitan a aplicar las leyes. Con motivo de la condena a tres años de prisión a una estradense por intentar matar a su marido cuando estaba ebria son muchos los que empiezan a preguntarse cuál hubiera sido la sentencia si el acusado fuera el esposo. Pues con toda seguridad hubiese sido distinta. Se le hubiese juzgado teniendo en cuenta la Ley Orgánica de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, y su condición de hombre le hubiese llevado a ser juzgado no más duramente, sino acorde a nuestro ordenamiento jurídico, que es el que es. Los acusados de delitos de violencia machista suelen culpar a jueces y fiscales de los supuestos agravios que sufren por su condición de varones. Se sienten perseguidos por los togados sin reparar en que a estos lo único que les preocupa es que se cumpla una ley que ellos no han redactado. «Donde la ley quiso, dijo», y el que quiera protestar que lo vaya a hacer a las puertas del Congreso y no a las de los juzgados. Esta ley sin duda tiene carencias, con independencia de lo mucho que ha hecho por las mujeres en este país salvando, con sus medidas preventivas, cientos de vidas todos los años. El mayor inconveniente que le veo es que en su exposición de motivos no quede más claro que el articulado de esta ley no está para nada en contradicción con el artículo 14 de la Constitución, que impide la desigualdad de los españoles ante la ley por razón del sexo.