Otra política es posible

Fernando Ónega
Fernando Ónega DESDE LA CORTE

OPINIÓN

PACO RODRÍGUEZ

14 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Me refiero hoy al discurso del presidente Feijoo en el debate sobre política general. Saludo, como es natural, su anuncio de gratuidad de todas las escuelas de educación infantil, algo no visto en ninguna otra comunidad. Pero, desde la perspectiva de una crónica que se titula Desde la Corte y está escrita en Madrid, me corresponde otra visión: la de un gobernante autonómico que, pegado a las cuestiones regionales, dibujó una política de Estado en temas tan sensibles como la financiación, la relación con el independentismo o los asuntos económicos más candentes. Sus opiniones tienen peso específico, más interesantes si se piensa que representa en Galicia al partido que por ahora es alternativa de gobierno en España.

Primera aproximación: Feijoo no es un presidente victimista ni hace populismo. Reclama lo que entiende que se le debe a Galicia, critica con dureza al poder central, pero sin hacer catastrofismo, y tiene soluciones; soluciones viables, quiero decir. Se podrá estar de acuerdo o en desacuerdo con él, depende de cada ideología, pero da imagen de gobernante tranquilo, que quizá sea la que le hizo repetir mayorías absolutas en Galicia y da credibilidad en el resto de España. No es extraño que haya sido el deseado del PP en determinadas circunstancias pasadas y que todavía sea una referencia si Pablo Casado fracasase en el próximo asalto a la Moncloa.

Segunda aproximación: si tuviese que quedarme con una frase de las dichas ayer por Feijoo, sería «si la fórmula es más impuestos y más deuda, así gobierna cualquiera». Quien gobierna con esa fórmula es Pedro Sánchez. Asusta la relación que el presidente gallego hizo de impuestos que Sánchez ya subió, más los que piensa subir, más los que restaura después de anularlos, más los que están estudiando, como los peajes en autovías. Son doce y falta por saber cuál será la armonización fiscal autonómica, que, al estar pensada contra Ayuso, supondrá necesariamente un aumento de la imposición. Frente a eso, Feijoo anuncia bajada de impuestos, aplaudida por la bancada del PP, como antes había aplaudido la práctica desaparición de otras cargas o, en Madrid, la rompedora política fiscal de Díaz Ayuso que sectores socialistas llegaron a calificar como dumping.