¿Matarán las gafas al móvil?

Javier Armesto Andrés
Javier Armesto CRÓNICAS DEL GRAFENO

OPINIÓN

14 oct 2021 . Actualizado a las 08:52 h.

Las gafas inteligentes están creciendo como la próxima gran plataforma de tecnología personal», explicaba Jeff Sandoval, director global de Márketing de Producto de Razer, en una entrevista publicada recientemente en La Voz. La compañía de periféricos para videojuegos y estilo de vida para gamers lanzó este año su primer dispositivo de este tipo, las Razer Anzu, que cuentan con altavoces y micrófono para escuchar música o participar en videoconferencias. Según Sandoval, «el segmento de los wearables es especialmente importante en el mercado tecnológico actual debido a sus usos multifunción para cubrir necesidades de la vida real, ya sea dentro o fuera de casa». Y si los relojes inteligentes o los auriculares inalámbricos ya se han convertido en parte del outfit de una mayoría de la población, sin distinción de generaciones, ¿no podría ocurrir lo mismo con las smartglasses?

En septiembre, Xiaomi presentó su modelo de gafas inteligentes, que despliegan una pantalla ante los ojos del usuario para ofrecer información adicional -direcciones, traducciones automáticas...- o dar la posibilidad de hacer y compartir fotografías. La empresa de Shenzhen ve en este nuevo accesorio el sustituto del smartphone en un futuro, y por ello lo ha dotado de funciones habituales en los móviles, como llamadas, navegación y fotografía.

También el mes pasado, Facebook y Ray-Ban anunciaron las Ray-Ban Stories, desarrolladas de forma conjunta y que permiten tomar fotos y realizar llamadas. Tienen un diseño clásico -estilo Wayfarer- que esconde sus capacidades inteligentes (resulta fácil confundirlas con unas gafas de sol convencionales), y en la montura cuentan con dos cámaras de cinco megapíxeles capaces de capturar fotos y vídeos instantáneos de hasta 30 segundos, pensados para ser «espontáneos y para grabar la mirada del usuario». Disponen de tecnologías como HDR, estabilización de vídeo o modo de baja iluminación, y cuando se está grabando una luz LED se enciende para avisar a las personas de alrededor. Unir Facebook y gafas espía no es para estar precisamente tranquilos, pero todo apunta a que esa es la dirección que está tomando el mercado en la era de la realidad aumentada y virtual.