Le di mi plena confianza, y usted también

Cartas al director
Cartas al director CARTAS AL DIRECTOR

OPINIÓN

Teléfono móvil
Teléfono móvil

12 oct 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Me costó confiar en él

Al principio de la relación te costó confiar en él. Le presentaste a tus amigos para llamarles de vez en cuando pero poco más. Más adelante te atreviste a mostrarle cuáles eran tus intereses y con qué juegos podías pasarte horas. En ese momento te diste cuenta de que él solo buscaba hacerte feliz, y empezaste a dejarte llevar. Accediste a compartirle tu ubicación en todo momento, por si acaso te perdías que él pudiese encontrarte. Luego dejaste que te acompañara a todas tus citas del médico, e incluso le preguntabas una segunda opinión en el caso de que el diagnóstico no te gustara. Al final le cediste tu historial, porque de momento no hay nadie que te cuide mejor. Ahora ya no desconfías de él, sino que dependes totalmente de él. ¿No me crees? ¿Quién guarda tu clave del banco, tú o él? Efectivamente, la guarda el teléfono. Hay que tener cuidado. Marina Ollo Roca.

  O fútbol e os chispazos eléctricos

E apagón. San Siro volveuse un clamor bleu mentres os fogares españois tornábanse grisaces, escuros. Unha España desmelenada, sen complexos, coa enxebre mestura perfecta de descaro xuvenil e envergadura castiza e madurada, pero que acusou o endémico problema das últimas semanas do noso país. A subida do prezo da luz deixou a España sen UEFA Nations League.

O único escintileo dos nosos non foi suficiente contra os dous chispazos (tecnoloxía aparte) contrarios dunha Francia desbaruxada, que soubo embarullar o partido ata levalo ó seu terreo. Tal é o calamitoso custo da enerxía que ata o fútbol acusa a desmesurada cantidade monetaria necesaria para un chisqueo, un brillo de luz, que España necesitou para empatar o partido. Todo parece indicar que cómpre solucionalo canto antes, para que este enerxético problema non continúe estrangulando sectores. Dous chispazos arrebatáronlle o torneo a la roja, mentres que o prezo escandaloso da luz segue a diezmar os cartos dos españois. Non me queda outra que esta petición: Fagan algo por favor, que ata ó fútbol podíamos chegar. Miguel Rodríguez Rico.