Telemedicina: así no

José Ramón Amor Pan
José Ramón Amor Pan PUNTO DE VISTA

OPINIÓN

15 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Se está gestando la tormenta perfecta, y nuestros gestores sanitarios parecen no darse cuenta. Los médicos de atención primaria están cansados y hartos: llevan años soportando una sobrecarga asistencial sostenida y creciente, muy agudizada por la pandemia.

Pero no menos hartos estamos los usuarios de la sanidad pública, porque seguimos con las trabas para acudir a ser vistos por nuestro médico de familia. Hay muchísima tensión por ambas partes, fruto de la frustración acumulada.

Soy un firme partidario de la telemedicina. Lo que inicialmente era extraordinario y se limitaba a la atención en áreas geográficas remotas, barcos en alta mar o situaciones de guerra o catástrofe, empieza a ser habitual por el avance tecnológico, la digitalización de la sociedad y porque la pandemia ha obligado a medidas drásticas. Pero, así como la telemedicina inicial se realizó siempre en condiciones óptimas, no así lo que tenemos en nuestros centros de atención primaria: una simple llamada telefónica… Si el médico trata al paciente desde hace tiempo, podría valer, porque ambos se conocen y se tienen confianza. Pero en muchísimos casos, el médico no conoce -absolutamente de nada- a la persona que necesita su atención profesional, por lo que la primera consulta debe ser siempre presencial.