Escasez de microchips: desafío laboral, económico y social

Norberto Mateos Carrascal DIRECTOR DEL SECTOR CORPORATIVO EN EL TERRITORIO EMEA Y DIRECTOR GENERAL EN ESPAÑA DE INTEL

OPINIÓN

María Pedreda

14 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Actualmente, nos enfrentamos a un reto de suministro global que supone un desafío para muchos sectores: la escasez de semiconductores, también conocida como la escasez de microchips o chips. La relevancia de la tecnología en nuestras vidas es tal que este fenómeno ya no es solo un desafío industrial, sino un conflicto laboral, económico y social.

Para entender bien qué es lo que está pasando, primero debemos tener claro a qué hacemos referencia cuando hablamos de semiconductores o chips. Los semiconductores son elementos que cuentan con propiedades para conducir o aislar la electricidad. Se utilizan para fabricar chips o microchips, que son pequeñas estructuras que se utilizan en la gran mayoría de equipos electrónicos como smartphones, PC, televisores o automóviles. Por esta razón, el reto afecta a muchos sectores a nivel global, puesto que supone un cuello de botella en la producción de dispositivos indispensables para la sociedad hoy en día.

Su demanda, en línea con la digitalización, se encontraba en crecimiento antes de la pandemia. Sin embargo, la crisis sanitaria ha provocado una demanda mundial sin precedentes de este tipo de componentes al haber influido en nuestra forma de vida. Por ejemplo, el PC se ha convertido en un bien de primera necesidad al haberse incrementado considerablemente el hábito del estudio, entretenimiento y trabajo desde casa, dando lugar a una enorme dependencia de estos dispositivos.