Ataque terrorista en Auckland

Yashmina Shawki
Yashmina Shawki CUARTO CRECIENTE

OPINIÓN

STUFF LIMITEDRICKY WILSON

04 sep 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Ya han empezado o, mejor dicho, han vuelto a la carga. Si alguien creyó que se habían acabado, está muy, pero que muy equivocado. El parón del covid ha sido engañoso. El cierre total de las actividades y la restricción a la movilidad impidió que pudieran desplazarse a ninguno de sus objetivos, pero eso no quiere decir que no siguieran preparándose para ello. Mientras la incertidumbre sobre la pandemia y el número de fallecidos nos tuvieron ocupados, ellos aguardaron agazapados esperando a que llegase la primera oportunidad para volver a atacar en Occidente, porque en África han seguido actuando con casi total impunidad todo este tiempo.

Y el primer caso ha tenido lugar en nuestras antípodas. En una tranquila tarde de viernes, en el supermercado de Countdown dentro del centro comercial Lynnmall en Auckland, un individuo nativo de Sri Lanka se hizo con un cuchillo de un expositor y atacó a seis personas. Tres de las víctimas están gravemente heridas y a la hora de escribir este artículo se teme por su vida, una cuarta está grave y dos leves. El terrorista, que fue abatido a tiros a los 60 segundos de haber iniciado su ataque, había llegado a Nueva Zelanda en el 2001 y se había radicalizado en el 2006. Desde entonces estaba sometido a una estricta vigilancia porque se le consideraba extremadamente peligroso, y gracias a ello pudo evitarse que siguiera agrediendo a más gente.

Son muchos los que preguntan por qué no sé hizo algo más. Obviamente, las garantías que ofrece un Estado de derecho impiden ir más allá de una estrecha supervisión y, de hecho, incluso esta podría considerarse que vulneraba su libertad de movimiento. En cualquier caso, este fanático radical seguidor de ISIS no es el único y es de esperar que ante el desfile triunfal de los talibanes, mostrando coches bomba, cinturones bomba y otros artilugios para cometer atentados, haya muchos más que se sientan envalentonados para empezar a actuar. Una nueva plaga para la que debemos prepararnos ya.