España no es país para «brexit»

José Carlos Tenorio Maciá INVESTIGADOR EN LA CÁTEDRA JEAN MONNET DE LA UNIVERSIDAD DE ALICANTE

OPINIÓN

ktsimage

25 ago 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

A propósito del quinto aniversario del brexit, celebrado el pasado 23 de junio, uno tiene la sensación de que no ha bastado un lustro para que en estas latitudes se haya revisado la idea con la que recibimos en el 2016 la decisión del pueblo británico de soltar el ancla de la UE: el Reino Unido se había metido un gol en propia puerta. De acuerdo con esta lógica, la victoria del leave no habría sido sino la expresión manifiesta de un hooliganismo latente en la sociedad anglosajona; una apuesta insensata y, por tanto, condenada a no obtener recompensa.

Esta interpretación -muy extendida- ha sido una de nuestras mejores armas para combatir la posibilidad de que nuestro proyecto de futuro como país se viese cuestionado. Dado que nuestra patria no parece entender un destino desligado de la construcción europea, tildamos de lunático a cualquiera que se atreva a plantear una alternativa a la UE para no contagiarnos de los monstruos que podría crear la imaginación ajena. Presentando el status quo como el fin de la historia -como si la pertenencia a la familia comunitaria fuese un estadio definitivo-, olvidamos que la vida es pura contingencia y que, por tanto, nada se debe dar por sentado: la autocomplacencia, al anular la crítica, resulta siempre fatal.

Cuesta entender cómo el mismo país que hace no mucho alabábamos por su madurez política y su estabilidad institucional sea identificado últimamente como una tierra plagada de chovinistas entregados al populismo. Así, el antiguo faro que iluminaba el camino señalaría ahora la ruta equivocada; un giro copernicano que, por su marcado simplismo, limita nuestra comprensión de lo ocurrido y contribuye a extender la anglofobia por nuestra geografía, como si todo aquello relacionado con el Reino Unido hubiese que valorarlo desde este filtro.