Embarazos y covid: hay que vacunar

Roque Devesa GINECÓLOGO DEL EQUIPO RON. HOSPITAL QUIRÓN SALUD A CORUÑA.

OPINIÓN

MABEL RODRÍGUEZ

03 ago 2021 . Actualizado a las 13:53 h.

Las recomendaciones en diferentes países sobre la vacunación contra el SARS-CoV-2, virus causante de la enfermedad covid-19, han ido variando según los distintos estudios realizados en grupos de población, bien por riesgo de actividad, bien por edad, y también, por qué no decirlo, según las decisiones de los distintos gobiernos no siempre sustentadas por la actualidad de la ciencia. 

Dos grupos han sido muy problemáticos en establecer las recomendaciones: los niños y las embarazadas. Con respecto a las gestantes, cualquier tratamiento -sean medicaciones o sean vacunaciones- plantea problemas de seguridad, ya que pueden interferir de forma negativa en el desarrollo formativo o madurativo del feto (además de los que pudiera provocar por la especial situación inmunológica de la futura madre). Es obvio que no se pueden realizar estudios sobre ellas porque no es tolerable la posible afectación fetal para decidir que no son seguras. Así pues, la información de la que se dispone es la de gestantes que se han vacunado por razón de su riesgo (enfermedades previas o actividad laboral) o porque desconocían su embarazo cuando se vacunaron. Las mayores series registradas son de unos pocos miles de embarazadas. Lo que se conoce es que no han aparecido efectos adversos ni en la gestante ni en el recién nacido cuando se han vacunado en el segundo o tercer trimestre de su embarazo, mientras que se mantiene la cautela durante el primer trimestre de la gestación, período de tiempo en el que es más crítico el desarrollo fetal.

En España, en las últimas semanas y días se ha comunicado un número importante de embarazadas afectadas de covid-19 que han precisado hospitalización, estancias en uci y, desgraciadamente, algunas con resultado de muerte. Todo ello ha provocado una alerta asistencial y, también, social. Es difícil conocer el alcance real por la inexistencia de datos agrupados, pero las reseñas puntuales conocidas de grandes hospitales son preocupantes y parecen estar relacionadas, aunque no de forma concluyente, con esta quinta ola.