Un nuevo Gobierno de cercanía y gestión

Orestes Suárez Antón DOCTOR EN CIENCIAS POLÍTICAS

OPINIÓN

Javier Lizon | Efe

14 jul 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Una vez más, nadie podrá cuestionar el arrojo político de Pedro Sánchez. Su riguroso cribado ministerial rejuvenece, feminiza, territorializa y politiza, marcando, en el ecuador de la legislatura, un antes y un después que no deja indiferente a nadie. Se abre así una nueva etapa centrada en la recuperación económica y con la vista puesta en el próximo período electoral.

Con la salida de Carmen Calvo, al presidente le flanquean ahora dos gallegas, Nadia Calviño y Yolanda Díaz, lo que sitúa la economía y el empleo como los dos principales ejes de la acción gubernamental. Mientras, la transición ecológica de Teresa Ribera se sitúa en el tercer vértice de este nuevo triángulo presidencial. Ribera junto con Calviño -a quien además corresponde amarrar los fondos europeos- conforman el reducido elenco pata negra que acompaña a Sánchez desde su primer Gobierno y que completan María Jesús Montero, Margarita Robles, Luis Planas, Reyes Maroto y un Fernando Grande-Marlaska con frecuencia en el ojo del huracán.

Con Iván Redondo al margen de la fontanería, la maquinaria político-electoral transita ahora por las manos del nuevo ministro de Presidencia, Félix Bolaños. A pesar de su juventud, un histórico del socialismo madrileño que ocupaba el cargo de secretario general de la Presidencia, esto es, de número dos del propio Redondo. A este le reemplaza Óscar López, otro viejoven curtido en mil y una batallas, ex secretario de Organización con Rubalcaba y distanciado de Sánchez desde que prestara su apoyo en primarias a Patxi López, en lo que supone un importante gesto de cara a la reconciliación interna.