El poliestireno proscrito

Francisco Ríos Álvarez
Francisco Ríos LA MIRADA EN LA LENGUA

OPINIÓN

Jose Manuel Casal

10 jul 2021 . Actualizado a las 10:01 h.

Acaba de entrar en vigor la directiva europea que prohíbe algunos plásticos de un solo uso, como bastoncillos de algodón, cubiertos, platos, pajitas y vasos, así como los recipientes de poliestireno expandido para alimentos y bebidas. La cosa coge a España con los pantalones por los tobillos, pues la ley de residuos que establecerá aquí ese veto no estará aprobada hasta el año que viene. Bueno, a toda España no, pues el Parlamento gallego aprobó el pasado febrero la Ley de Residuos y Suelos Contaminados de Galicia, que en su artículo 44 establece la prohibición de comercializar vajillas de plástico de un solo uso y bandejas alimentarias, vasos y tazas de poliestireno expandido.

Como se ve, al tratar sobre estos asuntos aparece repetidamente el sintagma nominal poliestireno expandido. Es este un material plástico muy ligero que, además de tener los usos mencionados, se emplea en embalajes, aislamientos y hasta en tablas de surf baratas. En otros contextos se utilizan denominaciones alternativas. El problema es que estas son muchas, demasiadas.

Solo en España, el poliestireno expandido (en inglés, expanded polystyrene, EPS) se conoce también como corcho blanco, corchopán, forespán, forexpán, poliespán, poliexpán, porex, porexpán, poroexpán y techopán. De todos estos nombres, el diccionario de la Academia solamente recoge el primero, corcho blanco.