¿Quién dimitirá por el macrocontagio en Baleares?

Cartas al director
Cartas al director CARTAS AL DIRECTOR

OPINIÓN

CATI CLADERA

29 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

¿Y si el macrocontagio hubiera sido en Madrid?

Con el fin del confinamiento domiciliario, Pedro Sánchez invitó a la ciudadanía a salir de nuevo a la calle para disfrutar de la vida. Después pasó lo que pasó, hasta el punto de tener que declarar a finales del octubre siguiente un nuevo estado de alarma. Ahora ha sucedido algo similar: hace unos días el presidente anunciaba la supresión de la obligatoriedad de las mascarillas. Lo ha hecho, sin embargo, en un momento de contagios en alza no solo aquí, sino también en buena parte de nuestro entorno geográfico, como en el Reino Unido. Ante tal panorama, la comunidad científica comienza a dudar de si se puede alcanzar la llamada inmunidad de rebaño con las vacunas de que ahora se dispone. En consecuencia, no pocas administraciones están curándose en salud y volviendo a restablecer restricciones vigentes en meses pasados. Aquí, digo, navegamos en la dirección contraria. La ciudadanía, por su parte, parece tener la impresión de que la decisión sobre las mascarillas ha sido más política que técnica y ha resultado un poco prematura. Por eso y pese a la liberación anunciada, buena parte de la misma sigue manteniendo en espacios abiertos la utilización de tal protección. Muchos, por lo demás, no entienden -o entendemos- con que facilidad nuestros responsables políticos pasan de los grandes alarmas y precauciones a las grandes liberaciones. Y sobre el grave episodio del macrocontagio de Palma de Mallorca, un par de preguntas: 1.- ¿Nadie va a pedir no solo responsabilidades sino también dimisiones? Y 2: ¿Cómo estarían de incendiadas a estas alturas las redes sociales y las páginas políticas de nuestro sistema mediático si el desastre en cuestión se hubiese producido en el Madrid de la presidente Ayuso? Marcos Ferreiro Torres. A Coruña.

  Los árboles de la calle nos entran por las ventanas

Voy a relatar una problemática que afecta a vecinos de muchas ciudades de Galicia. Verán como les suena. Desde hace varios años, y debido a la plantación indiscriminada de arbolado en zona urbana en el Polígono del Ventorrillo (A Coruña), los árboles, están pegados a las viviendas, alcanzando, y a veces superando con creces la altura de los edificios. Al llegar el calor, los insectos (mosquitos, moscas, etcétera), se meten dentro de los pisos, y nos vemos obligados a cerrar las ventanas, sin poder apenas ventilar debidamente. Esta circunstancia le fue comunicada al anterior alcalde, sin que este se dignara responder. A la actual regidora municipal también se le ha comunicado lo mismo, adjuntándole fotos de la problemática existente, y sí, nos ha respondido, en el sentido de que en su día se haría una poda estacional, para alejar los arboles de las viviendas, pero nada de nada. Lo único que hicieron fue cortar un lateral de la arboleda justo en la zona donde menos molesta, dejando el resto como estaba, con lo que ahora mismo parece que vivimos en plena jungla. En fin difícil de entender como , a veces, nos tratan nuestros insignes gobernantes. Paco Costa Villanueva. A Coruña.

  Recibir al rey 

Como hoy martes 29 de junio, día de los santos Pablo y Pedro, Sánchez recibe en Moncloa al presidente de Cataluña, en mi opinión es un buen día para que, dado lo acontecido en el Mobile, le dé en mano un requerimiento al señor Aragonés, con el texto siguiente, mutatis mutandis (cambiando lo que se debía cambiar): «Le requiero, señor Aragonés, para que cuando el rey de España visite Cataluña, le reciba y acompañe usted, como representante del Estado, en todos los actos oficiales, bajo apercibimiento de la utilidad de activar el artículo 155 de la Constitución, si así no lo hiciere». José Luis Gardón. Madrid.