Entraron vencidos, salen victoriosos

Roberto Blanco Valdés
roberto l. blanco valdés EL OJO PÚBLICO

OPINIÓN

David Zorrakino

27 jun 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Me refiero, claro, a los separatistas condenados por sedición y malversación, beneficiarios del indulto otorgado el martes por el Consejo de Ministros. La aclaración podría parecer innecesaria, pero no lo es por lo que seguidamente explicaré: lo que, con la sentencia del Tribunal Supremo, derrotó nuestro Estado de derecho no fue una ideología (la nacionalista), ni una aspiración (la independencia), que, al margen de lo que a cada uno le parezcan (a mí, un auténtico desvarío reaccionario), son legales en nuestro ordenamiento. 

No: lo que resultó derrotado fue el golpe de Estado del independentismo catalán, que, violando la Constitución, intentó imponer por la fuerza la separación de Cataluña; obligar, cuando menos a la mitad de los catalanes, a achantar con la visión del país de la que la otra mitad es partidaria; y privar a los españoles de una parte de la nación que todos constituimos en conjunto.

Pero aquella derrota, que, fruto de un proceso celebrado con todas las garantías, descolocó al independentismo y puso en evidencia sus infantiles imposturas, ha acabado convirtiéndose en una victoria ¡por obra y gracia del Gobierno! Como, con toda la razón, escribió hace unos días Fernando Savater, peor que los indultos (de quienes ya se paseaban a su gusto por la calle y habían convertido la prisión en su oficina, añado yo) son los motivos con que el Gobierno los ha justificado.