Estudiantes y alumnos

Francisco Ríos Álvarez
francisco ríos LA MIRADA EN LA LENGUA

OPINIÓN

desconocido

03 jun 2021 . Actualizado a las 16:10 h.

Recientemente se publicó que representantes de los alumnos en el claustro de una universidad habían presentado una enmienda para que la palabra estudiante sustituya a alumno en todos los ámbitos de la comunidad universitaria. Se trata de la culminación de un proceso que, según cuentan, se ha ido desarrollando progresivamente. Decía uno de ellos que «alumno es el sujeto en sí en primaria o secundaria que recibe conocimientos del profesor, y estudiante se refiere a la persona que realiza un trabajo, en gran parte autónomo y muchas veces fuera de clase; es la parte voluntaria en la formación superior».

En el lenguaje usual, estudiante es la persona que estudia, y alumno, la que recibe enseñanza, respecto de un profesor o de la escuela, colegio o universidad donde estudia. Así, por ejemplo, se dice que Fulano de Tal es estudiante de Derecho y también que es alumno de la Facultad de Derecho de Valencia. Sin embargo, los partidarios de la supresión del sustantivo alumno en el ámbito universitario parten de afirmar que este y estudiante suelen emplearse indistintamente para referirse a la persona que sigue estudios. Pero quienes cuidan su expresión distinguen ambos términos y no los usan como sinónimos. Catedrático de Filología, Unamuno hablaba de sus alumnos, no de sus estudiantes, aunque estos, además de alumnos suyos, de la facultad y de la Universidad de Salamanca, eran estudiantes, estudiantes de Filología. Ser alumno de un profesor o de una institución académica no convierte a ese estudiante en una figura pasiva y acrítica. Pero recibe de aquellos información, ideas y explicaciones sobre unas materias. La alma mater o madre nutricia que es la Universidad no tendría razón de ser si no hubiese alumnos -del latín alumnus, derivado de alere ‘alimentar’- a los que nutrir.

La progresiva erradicación del término alumno de la vida universitaria parece, más que parte de un proceso de búsqueda de la precisión terminológica, un caso asimilable a la corrección política, que no deja de ser una forma de censura, por muy bienintencionados que sean quienes la practiquen. Culminada en las aulas la supresión de alumno para designar a los estudiantes respecto a una universidad, una facultad o unos profesores, ¿se pretenderá extenderla a toda la sociedad? ¿Cuál será el próximo término condenado a desaparecer?