Doble imposición a las pensiones alemanas

Luis Gulín Iglesias EN LÍNEA

OPINIÓN

FILIP SINGER

31 may 2021 . Actualizado a las 11:57 h.

El 19 de mayo comenzó ante el Tribunal Superior de Finanzas de Alemania (Bundesfinazhof-BFH) un juicio de suma importancia para más de 22 millones de personas que perciben pensión de jubilación de Alemania, entre ellos miles de emigrantes retornados. El fallo será el lunes, a las 10 de la mañana. 

Ante esta corte suprema germana competente en el ámbito de los tributos, con sede en la capital de Baviera, la sala 10 tendrá que decidir si someter las pensiones de jubilación al IRPF es una doble imposición prohibida constitucionalmente.

Tiene suma importancia la decisión del BFH para nuestros emigrantes retornados de Alemania, dado que ellos por el convenio de doble imposición del 2013 entre este país y España están obligados a pagar un 5 por ciento de su pensión de jubilación alemana al fisco germano siempre y cuando exista el hecho de que cobran por primera vez desde el 1 de enero de 2015 una pensión de jubilación, viudedad, incapacidad, invalidez o orfandad. Este impuesto obviamente a muchos de los retornados provoca dolores de cabeza argumentando con sentido común de que ya pagan impuestos aquí y hacen la declaración de la renta en España. ¿Porque tienen que pagar a los alemanes también? Pues eso habría que preguntarlo al entonces Ministro de Hacienda del Gobierno de Mariano Rajoy, Cristóbal Montoro, que fue el artífice de este acuerdo y que luego lo utilizó con saña y mala fe contra miles de emigrantes retornados de Alemania, que afortunadamente fueron amparados por la justicia por estar vigente hasta el 2013 el convenio del año 1968 que establecía claramente que las pensiones germanas estaban exentas de declarar y tributar.