Compra de seminuevos: más seguridad y menos emisiones

Joaquín Pérez Bellido CONSEJERO DELEGADO DEL GRUPO PÉREZ RUMBAO Y VICEPRESIDENTE DE LA ASOCIACIÓN NACIONAL DE VENDEDORES DE VEHÍCULOS A MOTOR, REPARACIÓN Y RECAMBIOS (GANVAM)

OPINIÓN

23 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

El parque automovilístico español y especialmente el gallego es, junto al griego, de los más antiguos de Europa, donde más del 65 % de los coches que circulan tienen más de 10 años y con una media de edad de casi 13 años. Durante estos últimos doce meses, de mayo del 2020 a mayo del 21, las recomendaciones de «distancia social», unido a la necesidad de movilidad de la población, ha incrementado la demanda de transporte individual, con una percepción de más seguridad sanitaria. 

En el segundo semestre del año pasado, las ventas de vehículos nuevos crecieron por esta circunstancia especial. Sin embargo, las sucesivas olas de noviembre del 2020 y, especialmente, de enero y febrero de este año, han provocado una desconfianza económica, con una nueva crisis en el consumo de los hogares, que han amortiguado la demanda de coches nuevos.

Además, la gran oferta de diferentes propulsiones, entre combustión, gas, híbrido, híbrido enchufable o eléctrico, ha generado muchas dudas entre los potenciales clientes sobre qué alternativa deben elegir, ya que en España se compra un coche cada ocho años.

En este contexto de incertidumbre, el vehículo de ocasión se ha convertido en valor de refugio de compra inteligente por su relación calidad-precio. Si vamos a los datos, es el segmento de vehículos usados de 3 a 5 años donde esta demanda crece a tasas de doble dígito (32 %). Son vehículos de los años 2016-2018, equipados con motores Euro 6 que cumplen la normativa anticontaminación, con los últimos avances en seguridad y con precios asequibles hasta un 50 % inferior al mismo vehículo nuevo.

Estos vehículos proceden principalmente de flotas corporativas de empresas, que garantizan casi siempre un solo usuario, haber pasado las revisiones en servicios oficiales y con un kilometraje ajustado. Esta segunda vida de estos vehículos ayuda a retirar del mercado coches de 12 a 15 años de antigüedad, evita las reventas entre particulares de coches muy antiguos, con la mejora en materia medioambiental y de seguridad que esto supone. Esta tendencia ya está muy desarrollada en países cuyo parque automovilístico es mucho más joven. En el Reino Unido, Alemania o Estados Unidos, la venta de coches usados tiene ratios de cuatro coches seminuevos por cada vehículo nuevo.

Otro factor determinante por el que los potenciales clientes se deciden por este tipo de vehículos es porque las ventas son realizadas por profesionales, concesionarios, servicios oficiales y compraventas, que se esmeran en dar un servicio de coche nuevo con puestas al día, revisiones y estándares de garantía muy parecidos a las ventas de vehículos nuevos.

Aprovecho también para recordar a las autoridades que la prioridad en el parque automovilístico español y gallego es retirar de la circulación todos los vehículos de más de 15 años (matrículas anteriores al 2006), ya que cada coche de esos años contamina diez veces más que cualquier coche de las propulsiones que actualmente se ofrecen. Una buena opción sería tener una estrategia de achatarramiento con incentivos por retirar coches de más de diez años; no solo por la compra de un coche nuevo, sino también por la de un seminuevo, ya que se facilitaría dar acceso a movilidad más segura y eficiente a todas las rentas de población, con una mejora en la reducción de las emisiones de NOx y CO2. Si hacemos números, con un presupuesto como el del plan Moves III se podrían retirar 300.000 coches antiguos del parque, con un incentivo de 1.500 euros que supone ayudar en un 15 % sobre el precio medio de estos vehículos.

Como conclusión, debe elegir su automóvil según sus hábitos de movilidad: urbana, interurbana o largo recorrido, cualquier opción será la acertada con tal de que ayude a rejuvenecer el parque. Y tenga en cuenta que ya hay un marco de actuación (Ley de Cambio Climático y Transición Energética) y que los coches de combustión se podrán comprar y vender hasta el 2040, y circular hasta el 2050.