Los coches de más de 10 años no son un peligro

José Rodríguez Robayna MIEMBRO DEL COMITÉ EJECUTIVO DE LA CONFEDERACIÓN ESPAÑOLA DE TALLERES DE REPARACIÓN DE AUTOMÓVILES Y AFINES (CETRAA)

OPINIÓN

23 may 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Los vehículos con 10 o más años de antigüedad no tienen por qué representar ningún peligro para la seguridad vial. En absoluto. Eso sí, siempre y cuando estén correctamente mantenidos, es decir, que se lleven a cabo las inspecciones periódicas y las labores de mantenimiento en tiempo y forma según lo indicado por el fabricante del vehículo.

Los vehículos de entre 10 y 12 años ya disponen de mecanismos de seguridad como control de estabilidad, sistemas ABS (antibloqueo de ruedas) o sistemas SRS (sistema de sujeción suplementario), entre otros. Además, no podemos olvidar que todos los vehículos, a partir de su cuarto año, son sometidos periódicamente a la Inspección Técnica de Vehículos (ITV).

De esta manera, y partiendo de la base de que un coche bien mantenido no representa un peligro para la seguridad vial, lo que hay que hacer es apostar por la cultura del mantenimiento preventivo. Los resultados de un estudio realizado por CETRAA entre talleres especializados en electromecánica, a los que se les ha preguntado por su percepción sobre el estado de los vehículos que acuden a sus instalaciones, en función de la edad de los mismos, muestran que es esta cultura del mantenimiento preventivo la asignatura pendiente entre los conductores. Así, más del 70 % de los vehículos con 11 o más años llega al taller con los neumáticos y/o los amortiguadores y/o los frenos muy desgastados. Si a esto le añadimos que más de un 30 % de los conductores no respetan los plazos recomendados de revisión de su vehículo, queda evidenciado que aún queda mucho camino por recorrer en cuanto a la concienciación de los ciudadanos con respecto al valor de los mantenimientos preventivos de sus vehículos.