ÚLTIMAS HORAS - BLACK DAYS -
Suscríbete 1 año con el 50% de descuento
Quiero la oferta

Gallaecia, Portugal, Hispania

Manuel Blanco Desar LÍNEA ABIERTA

OPINIÓN

Casa de S.M. el Rey

31 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

La deuda pública de Portugal ronda el 130 % de su PIB. La de España, el 120 %. Al hundirse sus nacimientos, la deuda por cada ciudadano en edad laboral será inasumible durante las próximas décadas. Los Estados ibéricos van camino de ser una nueva Grecia, solo que multiplicada por cinco. Cierto que otros tienen mayor deuda -Italia, por ejemplo-, pero nosotros no estamos tan industrializados y dependemos mucho más de las inversiones foráneas. Resumiendo: como no cambiemos de rumbo nos ahogaremos y, por nuestro peso, hundiremos el euro.

Somos como siameses que van saltando en un pequeño bote a la deriva, pero quien lleva el timón -Alemania- o tensa la vela -Francia- empiezan a estar hartos de los que no reman, aunque cada amanecer exigen más agua dulce. Es duro decirlo, pero hay que hacerlo, porque nuestro bote compite además con fuerabordas que nos adelantan lanzados.

La propuesta de Ian Gibson, Hacia la República Federal Ibérica, no es nueva pero sí muy oportuna. Baste recordar por todos a Oliveira Martins y las vivencias tras el ultimátum británico a Portugal en 1890, cuando lord Salisbury amenazó con bombardear Lisboa si los lusitanos no se replegaban en África. El desastre de 1898 colocó también a España contra el espejo de la decadencia.