Empresas familiares y crisis del covid

Manuel Bermejo PUNTO DE VISTA

OPINIÓN

NOGARPORT

26 mar 2021 . Actualizado a las 05:00 h.

Es sabida la extraordinaria relevancia de la empresa familiar en la economía gallega. Supone nada menos que el 95 % del tejido empresarial y genera más del 80 % del PIB y el empleo. Ratios muy elevados en comparación con otras regiones de España. Por tanto, de la salud de sus empresas familiares va a depender en enorme medida el impacto que genere a la economía gallega esta pandemia global del covid-19.

Para que las empresas familiares gestionen esta insólita situación apelo al pensamiento de grandes líderes de referencia de empresas familiares de longevo éxito. Sus aprendizajes son especialmente bienvenidos.

En estos tiempos turbulentos, más que nunca, conviene actuar desde la responsabilidad, la tranquilidad, la serenidad y el sentido común. Como bien saben en las grandes sagas familiares, hay que mirar las cosas con perspectiva y pensar que, antes o después, tras la tempestad vuelve la calma. Ganar dinero en el corto plazo para el accionista no es la cuestión. Las verdaderas empresas familiares permanecen porque tienen un propósito que las conecta con la sociedad. Hoy más que nunca lo estamos comprobando.

Esos grandes líderes nos enseñan que las crisis son siempre tiempo de oportunidad. Vamos a tener la gran oportunidad de repensar estrategias, procesos, mapas de riesgos, todas esas cosas que el día a día nos dificulta tratar. Vamos a tener la oportunidad de dedicar más tiempo a la formación y advertir que la educación online existe y funciona muy bien. Vamos a tener la oportunidad de experimentar a fondo las ventajas del teletrabajo. En suma, podemos y debemos aprovechar esta parada para tener una organización más robusta.

Utilizo con frecuencia la metáfora del pit stop de la Fórmula 1. Nos han llamado a las empresas a boxes y tenemos que aprovechar para prepararnos bien y regresar con enorme impulso para la vuelta a una nueva normalidad

Las familias empresarias han de valorar que estos mares embravecidos se surcan mejor desde la cohesión. La familia empresaria constituye un complejo ecosistema donde conviven negocios (razón) y familia (emoción) que debe ser gobernado con inteligente equilibrio. De modo que está muy bien el gobierno corporativo y la gestión de las empresas, pero esto debe venir también acompañado del gobierno y gestión de la familia para conseguir el necesario alineamiento y el orgullo de pertenencia. Trabajar los «¿para qué?» que acaban perfilando el propósito de la familia empresaria. Desde esos presupuestos se genera la necesaria pasión para abordar los más difíciles retos.

Las familias deben entender que la clave del éxito sostenido en el tiempo pasa por combinar sabiamente la experiencia de las generaciones sénior con el potencial innovador que aportan unas generaciones continuadoras que traen la digitalización en su código genético.

Desde el liderazgo emprendedor que acostumbra a impregnar la acción de muchas empresas familiares estoy convencido que se aplicará medicina darwinista en esta situación de emergencia no solo para adaptarse a los ingentes retos que está causando esta pandemia, sino que sabrán salir más fortalecidos cuando las aguas vuelvan a su cauce.