El ensueño de Pablo Iglesias


Hace apenas tres años, en julio del 2018, Pablo Iglesias, que lideraba la coalición UP-IU, soñaba con el sorpasso al PSOE. Muchas encuestas lo pronosticaban, y las cadenas de televisión más vistas enmarcaban las elecciones del 26-J en esa espeluznante hipótesis. De lo que entonces se hablaba no era de que Iglesias iba a gobernar, sino de que el PSOE se hundiría en una irrelevancia difícil de superar, y que el pulso entre la izquierda populista y el PP se tendría que resolver en las calles de una España que quedaba abocada a una algarada revolucionaria impredecible y duradera.

Los resultados del 26-J desmintieron los pronósticos. El PP, que subió 14 escaños, obtuvo 137 diputados. El PSOE, que bajó a los infiernos de su peor resultado, perdió 5 escaños y obtuvo 85. Y la coalición UP-IU obtuvo 45 diputados, que, unidos a los de sus famosas y engreídas confluencias, le permitieron sumar 71 escaños, lejos del soñado sorpasso, pero muy por encima de lo que algunos habíamos vaticinado. Y, de las respectivas y amargas frustraciones que sufrieron aquella noche Sánchez -que entendió que solo le quedaba una oportunidad para jugar su futuro y el del PSOE a la carta de la censura- e Iglesias -que despertó de su ensoñación y aceptó servir de crampón para la escalada de Sánchez-, nació la etapa política que vivimos hoy, definida por las continuas regueifas en el Gobierno, por el empoderamiento de las minorías más díscolas y desleales con la nación española, y con la idea de que toda la agenda política -en su composición y gestión- está supeditada al irrenunciable propósito de ocupar la Moncloa al precio que sea.

Lo malo es que el Iglesias de hoy, convertido en un personaje dual -con papeles de gobierno y oposición, casta y descamisado, indignado y conformista, alta burguesía y bohemio con coleta, integrado por la mañana y revolucionario por las tardes-, se acaba de dar cuenta de que tiene que resolver un peliagudo dilema: si se porta bien, y actúa leal e institucionalmente con el Gobierno, pierde su identidad y se disuelve en el PSOE; y si mantiene su pedigrí populista, revolucionario y marxistoide, seguirá obligando a Sánchez a comer en su mano, mantendrá vivos los rescoldos del 15-M, e incluso podría sobrevivir a Sánchez si todo esto termina como el rosario de la aurora, aunque para eso tenga que hacer su carrera política sobre el filo de una navaja.

A estas horas ya está claro que Iglesias va a jugar a una indisciplina identitaria que, además de mantener a Sánchez en su extrema debilidad, le permita controlar a fondo la mayoría Frankenstein, y demostrarle a la gente que, si UP no existiese, estaríamos gobernados por la rancia casta socialista. Por eso también Pedro Sánchez se sintió obligado a subirse al filo de la navaja, para coquetear con Pablo Casado y jugar a la reconstrucción de un espacio de gobernabilidad bien centrado, que, como propone el PP, prive a los extremos -Iglesias y Abascal- de las migajas del poder.

Pero este tema, muy delicado, lo trataremos el lunes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
44 votos
Comentarios

El ensueño de Pablo Iglesias