Cataluña necesaria


Cuando el Gobierno popular nos aleccionaba con «hemos vivido por encima de nuestras posibilidades» como justificación a sus políticas de recortes, la Convèrgencia i Unió de Artur Mas era socio preferente e innecesario del Partido Popular en las Cortes generales. También el Partido Popular de Rajoy era socio, aquí sí necesario, de Artur Mas y sus recortes draconianos en el Parlamento catalán. Una tira de Peridis del 15 de febrero del 2012, con Rajoy, Mas y Rubalcaba, lo editorializa. Como recuerda Enric Juliana, en noviembre del 2012 se convoca una huelga general, días antes de las elecciones anticipadas dos años por Artur Mas, cuando el PSC y el PP casi empataban en Cataluña. Revisar la hemeroteca de aquel año impacta. Era el PP catalán de Sánchez Camacho, con 19 diputados, y aún se pactaba con aquella CiU de Artur Mas, sentencia del Estatuto catalán por medio.

Son numerosos los análisis y ensayos sobre Cataluña en los últimos años -entre ellos Empantanados o Escucha Cataluña, Escucha España-, pero se necesitan otros que ayuden a conocer la perspectiva de Madrid. Uno reciente es el de José Antonio Zarzalejos sobre el rey Felipe VI. Analiza posiciones del Gobierno de Rajoy y de otros poderes del Estado cuando se desbocó el conflicto catalán, incluida su incomprensión ante la dejación del 155 el 6 y 7 de septiembre de 2017, con las leyes de desconexión del Parlament. O también, en relación a la gestión del Gobierno en el conflicto, señala: «Felipe VI tenía razón y la tuvo siempre. Mariano Rajoy no tenía razón y no la tuvo nunca».

Asumiendo con Enric Juliana que todo pudo empezar aquel 14 de noviembre -vísperas de San Alberto- cuando se entrecruzaron la protesta social, el independentismo y la guerra sucia, conviene recordar que los políticos catalanes «subcontrataron el procés a la calle», en crítico análisis de Andoni Ortúzar, sin olvidar los enredos en que andaba y anda el Partido Popular con la Gürtel y asociados mientras fracasaban la negociación y el diálogo.

De las graves consecuencias económicas de tales políticas puede encontrarse una novedosa aproximación en el estudio del Instituto valenciano Ivielab. Una visión desde la periferia sobre la economía de «Madrid Comunidad» y la desigualdad territorial. No solo respecto a Cataluña, aún hoy una economía potente y con una contribución al PIB similar a la de Madrid. O también en el más reciente análisis del Consejo General de Economistas y las Cámaras de Comercio de España sobre la evolución económica de las autonomías en los últimos 45 años. En este conflicto existen intereses políticos y económicos que es necesario analizar y negociar para evitar las parálisis populistas y convencer a tanto ciudadano que optó por el silencio. La confrontación ya se ha probado. Ahora, una abstención incrementada en un millón y medio de personas obliga a reflexionar. Descreídos o no ante el conflicto, busquen a Peridis o cuenten votos y porqués en la Cataluña necesaria.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

Cataluña necesaria