Casado, las ovejas y el ranchiño

Efe

La vida es lo que pasa desde que Pablo Casado se hace una foto con una oveja hasta que se retrata con un ranchiño. En su obra cumbre, Conversaciones en La Catedral, Vargas Llosa se pregunta «en qué momento se jodió el Perú». O lo que viene a ser lo mismo, cuándo una sociedad que venía ni más ni menos que de los incas, mezclados con lo mejor de la Europa de la Edad Moderna, inició su deriva que la ha llevado a lo que es hoy. Cuándo empezó a rentar más hacer el camino de vuelta desde Lima o Quito, que emigrar de Xinzo a La Habana o de Frades a Ensenada.

En qué momento se escaralló todo en esta pandemia interminable. Cuándo dejamos de ser una sociedad ejemplar, de la que pudimos presumir. Cuándo la corrección política dejó de ser hacer las cosas bien, que el incumplidor fuera el señalado por la policía de balcón. El otro día, en la carnicería de debajo de mi casa, el carnicero me contó que en Nochebuena una señora encargó lechazo para veinte. A plena luz del día, con testigos y a cara descubierta. 

Para gustos colores, pero opino que todo empezó con la foto de Casado hablando con un pequeño rebaño de ovejas estabuladas. Que no les den gato por cordero. El mejor lechazo del mundo es el de los pequeños recentales que nacen en el páramo de León, entre Villalobar y La Bañeza. Cuyas madres son afeitadas por expertos esquiladores uruguayos o polacos, y se crían libres y felices en los montes de Babia y Luna, en la frontera leonesa con Somiedo, justo donde nace el Sil. El Sil lleva el agua, el Miño la fama y el lechazo de Aranda suele ser un pobre corderín estabulado. La mejor caldereta de cordero del mundo la guisan los pastores trasterminantes de Los Barrios, los nietos que aún viven de los Moranes de Luna, mi particular Macondo. 

Cuando Casado se vio en aquella foto, se dio cuenta de que Sánchez, Illa, Simón y, ¡ay!, Feijoo estaban chupando demasiada cámara. Y lanzó la operación Ayuso, que en su inicio consistió en oponerse al estado de alarma y hacer el ridículo. Nunca antes en democracia, exceptuando las mayorías absolutas, el primer partido de la oposición había sido una fuerza irrelevante. 

Ojalá el bucle Ayuso-Casado se cierre en esa granja de cerdos de Castelllnou de Seana a la que Casado acudió para expiar los pecados de Rajoy y Bárcenas. Estas elecciones van a marcar mucho más que el resto de la legislatura. Van a marcar el futuro económico de los próximos veinte años. De España, Cataluña y lo que más nos importa, Galicia. Al tridente Tezanos, Redondo y Sánchez les empiezan a casar las fichas de su puzzle de geometría variable. Casado, Ayuso y el ranchiño de Castellnou van camino de ser sorpassados por Vox. Que no son los más listos de la clase, pero se cuidan muy mucho de hacer demasiado el tonto. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
16 votos
Comentarios

Casado, las ovejas y el ranchiño