Desde la Asociación Española contra el Cáncer somos conscientes de la presión y el estrés a que están sometidos los profesionales y la organización del Sistema Sanitario de Galicia debido al covid-19. También nos consta que los sanitarios gallegos han puesto lo mejor de ellos mismos en la lucha contra la pandemia y que, en cumplimiento de su mandato deontológico, han antepuesto los intereses de sus pacientes a ninguna otra consideración. Algunos, incluso, han perdido su vida por salvar las de los demás. Para todos, nuestro reconocimiento y agradecimiento. 

Pero, al mismo tiempo, no podemos olvidar que los enfermos de cáncer llevan esperando casi un año a que se adopten las medidas necesarias para recibir la atención que requieren y merecen. Durante el confinamiento, en España se produjo un descenso del 21 % en nuevos diagnósticos. Esto quiere decir que, aplicado a nuestra comunidad, hasta 3.000 hombres y mujeres podrían estar desarrollando un cáncer sin saberlo, con lo que implica para su supervivencia. También nos preocupa la falta de accesibilidad a la atención primaria que contribuye al retraso en los diagnósticos. A nivel nacional, otro dato preocupante es que el número de pacientes oncológicos atendidos en los hospitales de día se redujo un 14 %. Y, por si fuera poco, también disminuyó la actividad diagnóstica, con un 30 % menos de citologías y un 23,5 % menos de biopsias.

Durante el confinamiento, el 34 % de los enfermos de cáncer desarrollaron cuadros de ansiedad o depresión. Un porcentaje que a finales de noviembre del año pasado había llegado al 41%. En este mismo período, dos de cada diez personas con patologías oncológicas han visto empeorar gravemente su situación económica.

Además, los programas de cribado de cáncer de mama y colon están parados. Y son claves para salvar vidas, porque permiten detectar los tumores en un estadio muy inicial. El 90 % de los cánceres de colon se pueden evitar si se diagnostican en fase de pólipos y algo similar sucede con los de mama. Las estadísticas no engañan.

Hay sufrimiento y muerte más allá del SARS-CoV-2. Por hacer frente al coronavirus no podemos descuidar otras pandemias, como la de los tumores malignos, que todos los años causa miles de fallecimientos. El cáncer es igual para todas las personas, pero no todas son iguales frente al cáncer. Debemos trabajar para eliminar la inequidad. Por eso, desde la AECC proponemos un acuerdo contra el cáncer que garantice la igualdad y en el que converjan el mayor número posible de fuerzas políticas, sociales y económicas. Todos somos necesarios.

Por Manuel Aguilar López Presidente de la Junta Provincial de A Coruña de la Asociación Española contra el Cáncer (AECC)

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
8 votos
Comentarios

SOS cáncer