La coherencia en tiempo de pandemia

R.Rubio.POOL

En una «encrucijada de país» -expresión progresista donde las haya- como la que estamos viviendo, cuando estamos a la cabeza de Europa en porcentaje de contagios y muertos, y a la cola en todos los indicadores económicos, Pedro Sánchez, que las ve venir como nadie, apostó sin dudarlo para combatir la pandemia por poner a un licenciado en Filosofía -Darias lo es en Derecho- al frente de la Sanidad, y por una licenciada en Medicina para gestionar la Hacienda del Estado. Por eso los españoles hacemos la crítica del Gobierno «entre la espada y la pared». Porque tenemos que reconocer que Illa, para ser un filósofo sin estrenar, no lo hizo tan mal, y que María Jesús Montero, para ser licenciada en Medicina, tampoco hizo siniestro total. Y así, «mentres o pau vai e ven», mantenemos el tipo en las encuestas.

En España hay miles de profesores y expertos -porque el experto sustantivado es la especie que mejor se reproduce en las crisis- que siguen afirmando que una ilimitada capacidad organizativa -es decir, inventar o cerrar ministerios para pagar las coaliciones y las necesidades del partido, y poner al frente de ellos a los comodines consagrados- es la competencia esencial y definitoria de la presidencia del Gobierno. Y fue Sánchez -experto en gobernar con mayorías atrabiliarias y a ritmo de cumbia- quien elevó al paroxismo esta estúpida forma de entender la discrecionalidad que nuestras leyes legitiman sin ninguna cortapisa ni matiz orientativo. Las encuestas dicen, además, que hay entre un 35 y un 40 % de ciudadanos que están encantados con la fórmula, ya que, si sustituimos la capacitación por el salero y la simpatía, y damos por sentado que el destino del país está predeterminado y no hay dios que lo cambie, es posible aceptar que tanto Illa como Montero tienen pegada en las ruedas de prensa, y que, a la hora de cuadrar los presupuestos o resolver catástrofes encadenadas, es mejor rezar -¡en privado!, porque somos un Estado laico- que aguantar a sabios aburridos como Calviño o Escrivá.

Por eso Sánchez se lució batiendo el récord de ministerios (22), de vicepresidencias (4), de ministros desaparecidos (4: Universidades, Cultura y Deportes, Ciencia e Innovación y Consumo), de chiringuitos (2: Igualdad, y Derechos Sociales y Agenda 2030) y de ministerios más o menos aceptables (14), que están muy mermados por una chapucera y entorpecedora distribución de competencias. Ejemplo de coherencia pura solo es el Ministerio de Ciencia e Innovación, cuyo ministro, de profesión astronauta, lleva un año en las nubes.

La pregunta es esta: ¿existirá alguna relación de causalidad entre esta forma de gobernar y la situación que atravesamos? La tentación es decir que sí, que son hechos intrínsecamente relacionados. Pero me voy a contener. Porque, consciente de que este momento exige hablar, pactar, dialogar, empatizar, acordar, coaligarse, incluir, cohabitar y rebajar tensiones, no parece de recibo que un politólogo apueste por el dogma y no por bailar la cumbia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
45 votos
Comentarios

La coherencia en tiempo de pandemia