Los ejércitos españoles siguen siendo lo que eran


Que nadie caiga en el error de pensar que los militares en general están haciendo trampas con las vacunas. Lo del general Villarroya, hasta hace escasas fechas jefe de Estado Mayor de la Defensa, es anecdótico respecto a un colectivo tan amplio y repleto de gente honesta y austera que se pasa toda su carrera militar prestando servicios a lo que ellos, y yo, llamamos patria. Por mucho que a alguno ese término le suene a rancio, España es la patria de los españoles y, como quien esto escribe es gallego y español, mi patria es España y no Luxemburgo. No veo nada de vergonzoso en ello, sino todo lo contrario, pero si alguien se pica será por que ha comido ajos. Nuestra Constitución, en su artículo 8.1 recoge que «las Fuerzas Armadas, constituidas por el Ejército de Tierra, la Armada y el Ejército del Aire, tienen como misión garantizar la soberanía e independencia de España, defender su integridad territorial y el ordenamiento constitucional». Y a eso se limitan, habiéndose ganado en las últimas décadas un prestigio equiparable a los ejércitos más competentes que podamos imaginar. Que el dimitido JEMAD se haya apropiado indebidamente de una dosis -para mí es lo que ha hecho (artículo 253 del Código Penal)- no quiere decir nada más que garbanzos negros los hay en todas partes. Pero no sirva este gesto del hasta ahora tan ilustre militar para desprestigiar a una institución que, dentro y fuera de nuestras fronteras, está posicionando el nombre de España a una altura en modo alguno equiparable a como la están dejando nuestros políticos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
51 votos
Comentarios

Los ejércitos españoles siguen siendo lo que eran