La gran mentira de la vacunación


Estamos inmersos en la gran mentira de la vacunación. Justo lo que más necesitamos es lo que va más lento, baba de caracol. Nos hemos tragado un anzuelo de proporciones colosales. Al ritmo actual podríamos alcanzar en Galicia la inmunidad de rebaño, el 70 % de la población, en el 2024. Estos números asustan. Juegan al escondite con nosotros. ¿Dónde está la compra masiva de dosis?

Es obvio que el pasado domingo 27 de diciembre nos tomaron el pelo a todos. Gobierno central y autonomías organizaron un show mediático fabuloso para salir en los telediarios con los mayores recibiendo como estrellas las primeras inoculaciones. Otro plan Marshall, sin plan y sin Marshall. Fueron los primeros versos, pero no hubo más poema.

Los ánimos no están como para que jueguen con nosotros. Cada vez más expertos hablan de la fatiga pandémica que sufrimos, aseguran que la tercera ola será también la ola de la salud mental. Solo existe una ruta avalada por la ciencia y es la de las vacunas. Necesitamos los gestores competentes que no tenemos para que los viales lleguen hasta nuestros brazos. Algunos tenemos memoria. Y estos días circulan por las redes fotos míticas de las vacunaciones que se hacían con colas interminables en la mili de entonces, sin tantos medios ni expertos como ahora.

¿Dónde está entonces el problema? ¿No hay vacunas para todos? ¿No hay vacunadores para todos? ¿No hay jeringuillas?Tenemos que alentar la vacunación cada día. Garantizar la llegada de más dosis, un reparto equitativo de las mismas y un plan de vacunación que no sea una campaña publicitaria, como la que se desarrolló a finales de diciembre por parte del Gobierno y de las autonomías. Todos compramos una moto que estaba gripada.

Algunos dirigentes políticos advirtieron que había tan pocas vacunas que iban a guardar, por si acaso, dosis para garantizar el segundo pinchazo, que es con el que se produce la inmunización necesaria para alcanzar ese 70 % de la población que tanto precisamos para terminar con este absurdo caos de normas y restricciones. Este hoy cierro la hostelería responsable y mañana permito las reuniones familiares irresponsables. No dejo público en los estadios a cielo abierto, pero sí en los pabellones cubiertos. Los dislates son tan diversos que se podría redactar una enciclopedia de fracasos de la pandemia.

Seamos rigurosos, con serenidad de criterio. ¿Cuántas vacunas tenemos? ¿Cuántas esperamos? ¿Necesitamos que grandes empresas como Inditex den otra vez un paso adelante y pongan su capacidad logística a disposición de todos?

Hay que hacer lo que sea necesario para no engañarnos más. Vacunas y vacunadores para todos. Es el único empeño que deben tener nuestras autoridades. Lo demás será seguir contando contagiados, internados, ingresados en la UCI, muertos y entierros en soledad. Caminamos hacia la destrucción moral. Organícense y terminen con esta contradicción irremediable de tener a millones de seres vitalistas golpeados por la adversidad, a punto de caer en el extravío o en el desvarío.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
83 votos
Comentarios

La gran mentira de la vacunación