Hay que destituir ya mismo a Trump

Jan-Werner Müller, Profesor de Política en la Universidad de Princeton PROFESOR DE POLÍTICA EN LA UNIVERSIDAD DE PRINCETON

OPINIÓN

MABEL RODRÍGUEZ

11 ene 2021 . Actualizado a las 08:43 h.

Hace un año, hubo en Estados Unidos un debate de juristas y analistas respecto de si el proceso de destitución de presidentes es ante todo un acto jurídico o político. Lo cierto es que es ambas cosas, y el aspecto político no tiene nada de objetable. La Constitución de los Estados Unidos asigna a los políticos (no a los tribunales) la tarea de juzgar si un presidente cometió «delitos y faltas graves» y, lo más importante, si constituye un riesgo para la república. 

Faltando menos de dos semanas para que Joe Biden sustituya a Donald Trump en la Casa Blanca, la cuestión ha resurgido, y la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ha dicho claramente que hay que destituir al presidente, sea por decisión del gabinete apelando a la 25 enmienda o mediante un proceso de juicio político en el Congreso.

La violenta insurrección que tuvo lugar en el Capitolio, incitada por Trump, es una profanación inédita en la historia de los Estados Unidos. Aun cuando Biden asumirá, el 20 de enero, la presidencia no está a salvo mientras esté en manos de Trump. Hay que someterlo a un nuevo juicio político, destituirlo y prohibirle para siempre ocupar cargos públicos.