El aldraxe de la AP-9 en hechos


Hecho 1: El 26 de octubre el ministro José Luis Ábalos anuncia que en el 2021 los usuarios de la AP-9 pagarán menos en sus peajes. Hecho 2: Al día siguiente altos cargos del Ministerio de Infraestructuras se reúnen con directivos de Audasa para pactar la bajada de peajes. Se logra un acuerdo para cruzar datos y elaborar una fórmula para llevar a cabo las bonificaciones. Hecho 3: El 28 de octubre la ministra de Hacienda presenta en el Congreso los presupuestos generales del Estado, que incluyen tres partidas de 54,9 millones de euros en total para abaratar los peajes de la autopista gallega a cuenta de las arcas públicas. Hecho 4: 1 de enero del 2021, los peajes de la AP-9 son los que más suben de los tres únicos que se encarecen de toda España. Y aún hoy no se aplican los descuentos anunciados. Hecho 5: Es el cuarto año consecutivo que la AP-9 es la que más encarece sus tarifas de todo el país. Hecho 6: Los usuarios de la AP-9 siguen pagando y lo harán aún durante meses el aumento de precios pese a que los Presupuestos Generales del Estado entraron en vigor el día 1 y que desde que se decidió bonificar la utilización de la autopista habría dado tiempo a aprobar un real decreto que respaldase la medida o al menos una fórmula alternativa que evitase la subida temporal.

A esos seis hechos se pueden sumar otros que inciden en el aldraxe que asfalta la AP-9, injusticia reconocida por el propio Gobierno, como la que supone que sea una autopista de las poquísimas de la red estatal en la que sus obras de mejora, con las que la concesionaria puede aumentar sus tráficos e ingresos, las tienen que pagar sus usuarios y parece que lo seguirán haciendo durante años. O que no se transfiera su titularidad, como sí han logrado catalanes y vascos. O que se le haya prolongado la concesión hasta los 75 años, que no soporta ninguna otra vía de su generación, que se van haciendo además gratuitas en toda España. Las próximas cuatro lo serán este agosto, de nuevo en el Mediterráneo. Andalucía, Castilla y León, Aragón, País Vasco, Cataluña y Comunidad Valenciana ya no pagan o lo dejarán de hacer este año en sus carreteras principales. Y la rebaja que se anuncia para los usuarios frecuentes hace años que ya las disfrutan en todo el resto del país. Las bonificaciones llegarán, aunque tarde, como elemento de justicia territorial, como solución a un aldraxe que Galicia seguirá pagando hasta el año 2048. Por eso hay que preguntarse: ¿cuánto pesa Galicia en España? Para obtener la respuesta hay que recordar los peajes pagados en 41 años, 8 meses y 5 días en la AP-9 y los 27 años, 7 meses y 15 días que restan por pagar.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Comentarios

El aldraxe de la AP-9 en hechos