Pandemia de desinformación


En las dos últimas décadas hemos asistido a notables cambios en la forma en que se genera y se recibe información sobre asuntos de interés general. Internet ha traído una multiplicación de los mensajes y, lo que es peor, de informaciones falsas, erróneas o sesgadas. El fenómeno es de tales dimensiones que ha sido bautizado como infodemia, cruce de información y epidemia. En inglés emplean el término infodemic, los franceses hablan de infodémie, y los italianos, de infodemia. El término fue acuñado a principios de siglo, pero cuando su uso se ha extendido ha sido con la pandemia de covid-19.

Infodemia puede definirse como «pandemia de desinformación». Esta es, además de la falta de información, el suministro de información manipulada, unas veces con fines perversos y otros para llamar la atención. Se difunden noticias como que en Jamaica no hay covid por efecto de la marihuana, que el primer contagio se produjo porque un hombre tuvo sexo con un murciélago o que hay chips que emiten covid-19 desde las antenas de 5G. Y son muchos los que se creen cosas así. Quizá porque los expertos hablan con la incertidumbre propia de los científicos, y los creadores de bulos, con seguridad.

Cada vez son más los mensajes que eluden el filtro crítico de la prensa, concretamente de la prensa tradicional. Al calor de las nuevas tecnologías han surgido muchos diarios. Algunos son rigurosos, pero otros son solo instrumentos de organizaciones o grupos interesados en manipular a la audiencia. Esos y las redes sociales son la razón de que en Internet haya un exceso de información que en vez de mejorar el conocimiento causa infoxicaciones (otro neologismo).

Consciente del peligro del exceso de mensajes averiados, la Organización Mundial de la Salud los combate activamente. «La información incorrecta trunca vidas», señala en relación con los asuntos que afectan a la salud. Considera que la infodemia mina la respuesta mundial a la pandemia de covid y que compromete las medidas para controlarla. Y denuncia intentos de difundir información errónea para socavar la respuesta de salud pública y promover otros intereses. Una resolución aprobada en mayo por los Estados miembros de la organización reconoce que la gestión de la infodemia es crucial para combatir la pandemia de coronavirus. A lo que puede añadirse que luchar contra cualquier tipo de infodemia es clave para el sano desarrollo de las sociedades y las personas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos
Comentarios

Pandemia de desinformación