La Constitución es nuestro baluarte

J. Hellín. POOL

La Constitución de 1978 es la mayor obra política de los españoles en siglos. Basada en el consenso, nos ha deparado los mejores años de libertad, democracia, progreso, estabilidad y convivencia de nuestra historia. Ahora cumple 42 años y vuelve a estar amenazada. Un miembro de la coalición de Gobierno, Unidas Podemos, quiere acabar con lo que llama el régimen del 78 y llevarnos a una inquietante y fantasmagórica «república plurinacional». Para ERC y Bildu, socios de Pedro Sánchez, la Constitución es el enemigo a batir, ya que les impide cumplir sus ensoñaciones independentistas. Otro de los peligros que la acechan es que partidos que se declaran constitucionalistas se la quieren apropiar y la utilizan como arma arrojadiza. Por otro lado, bloquear la renovación del Poder Judicial, como está haciendo el PP, o atentar contra algunos de los valores fundamentales que predica, en el caso de la ultraderecha, también es ir en contra del espíritu constitucional. Además, uno de sus ejes, la monarquía parlamentaria, está más en cuestión que nunca, ya que las fuerzas republicanas están aprovechando el bochornoso comportamiento de Juan Carlos I. La buena noticia es que la Constitución es muy fuerte y resistente. Un baluarte inexpugnable frente a los que pretenden socavarla. Sobrevivió a un golpe de Estado militar en 1981; al desafío independentista en el 2017; y ahora lo hará frente a sus variados enemigos. Una cosa es reformarla para mejorarla y adaptarla a los nuevos tiempos, lo que ahora mismo resulta inviable por la polarización política, y otra muy distinta cargársela de una forma u otra como pretenden algunos, lo que supondría un peligrosísimo salto en el vacío. Ya les adelanto que no lo conseguirán.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos
Comentarios

La Constitución es nuestro baluarte