Golpistas en el WhatsApp: ¿Hay que tomárselos en serio?


La pandemia ha tensado hasta el infinito y más allá la cohesión en muchos grupos de WhatsApp, los nuevos grandes patios de vecinos de España. ¿Quién no se ha sentido abrumado y saturado en estos meses por discusiones estériles y eternas en las que las posiciones moderadas y constructivas quedaban arrolladas por las posturas maximalistas, las soluciones mágicas y los bulos de todo tipo y pelaje?

Hubo gente sensata que decidió darle al botón del silencio. Otros optaron por soluciones más drásticas, abandonar y marcharse. Y también se dieron casos de creación de «grupos malos», para canalizar debates. ¿Cuál sería el caso del famoso chat de militares retirados en el que se defendía el fusilamiento sumario «de 26 millones de hijos de...» y se hablaba con alegría golpista de «pronunciamientos» y de la muerte violenta de miembros del Gobierno?

Si compramos la explicación condescendiente de Pablo Iglesias, no hay amenaza y hay unas «copas de más» de por medio. Pero la ministra de Defensa sí otorga, con razón, cierta gravedad al hecho. ¿Quién tiene razón? Dos preguntas dan la clave. ¿Hubieran sido tan valientes antes de que Vox jugara con el neofranquismo? ¿Se atreverían a exponer sus posturas fuera de redes privadas? Mientras se pongan colorados, no parece haber mucho peligro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Tags
Comentarios

Golpistas en el WhatsApp: ¿Hay que tomárselos en serio?