Calleja, frente al coronavirus


No es España un país de antivacunas. Sus índices de inmunización se encuentran entre los mejores del mundo. Pero ahora que la ciencia se acerca con la jeringuilla en la mano y la inyección para fabricar anticuerpos con los que contener esta pandemia del covid-19, la mitad de los españoles se escurren hacia abajo en sus sillas y prefieren esperar a que otros vayan pasando primero. Abandonada ya la posibilidad de salir mejores de todo esto, la aspiración se reduce a salir como buenamente podamos y a sacrificar una Navidad para salvar los años que vendrán.

Conseguir una tasa aceptable de vacunación voluntaria va a requerir campañas de información más claras e inequívocas que la que se hizo con la mascarilla. El especial de Planeta Calleja de este lunes parecía preparar ese terreno divulgando el trabajo de los investigadores. Convenciéndonos, como Mary Poppins, de que, con un poco de azúcar, la inmunización entrará mejor. Pese a ser este un programa de aventura extrema, los ministros Illa y Duque no necesitaron cambiarse de traje ni salir de los salones de Moncloa para lanzar su mensaje y pronosticar que el próximo verano será más normal si se consigue acorazar al 20 % de la población. Jesús Calleja sacrificó esta vez el deporte de riesgo por la información. Quién quiere hacer puenting pudiendo encerrarse en un laboratorio de alta seguridad para ver al temible patógeno cara a cara. 

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

Calleja, frente al coronavirus