«¿Ser un buen futbolista pesa más que todas las sombras que existen en su vida?»


El caos, la frustración y el editorial

Realizar un análisis objetivo y desde la mesura de lo que está ocurriendo en España y exponerlo a la opinión pública no es tarea sencilla. Lo consiguió el editor de este periódico, Santiago Rey-Fernández Latorre, en su editorial titulada El manifiesto de la frustración, en el que pone el acento en el trabajo catastrófico del Gobierno, que tiene enfrente una oposición que no está a la altura de las circunstancias. Como en el medio de un sándwich, los ciudadanos llenos de problemas y con una sensación de hartazgo y orfandad tan brutal que les hace desistir de cualquier tipo de reclamación a sus gobernantes, a sus representantes en el Congreso de los Diputados, en los parlamentos de las comunidades autónomas, de los ayuntamientos, de las inexistentes diputaciones. ¿Esta es la democracia por la que hemos luchado y la que queremos para nuestros hijos? Nuestros gobernantes son tan mediocres que hay quien opina que podrían estar todos procesados por su forma de actuar en la pandemia. Las mentiras se han sucedido constantemente. Todavía continúan, y para intentar taparlas utilizan a ese comité de expertos que no se sabe por quiénes está compuesto. En la primera ola murieron miles de personas en las residencias de ancianos; en la segunda ola se volvió a vivir la tragedia. Los responsables —como el señor Pablo Iglesias, ese ministro de Asuntos Sociales que desde las instituciones está ocupado en hacerle la cama al presidente Sánchez y a abrirle el camino a Bildu y a ERC para que acabe con el estado autonómico y constitucionalista— intentan pasar desapercibidos sin ningún remordimiento sobre su conciencia. Aunque es cierto que mantener esa actitud debe de ser complicado porque saber que un anciano —miles de ancianos— murieron por tu culpa, por tu falta de actuación debe ser durísimo. En momentos excepcionales como el que vivimos, los políticos tendrían que ser de altura. No pueden ser becarios. Tienen que gestionar y lo cierto es que las ayudas a las familias no llegan, los recursos sanitarios tampoco, los autónomos viven sumidos en el terror del día a día y la Administración sigue sin funcionar. Todo es absoluto caos. Marisa García Rodríguez. Vigo.

La limitación de la libertad de educación

La tramitación de la Ley Celaá no para de darnos sorpresas. Alejada del mínimo consenso, se está convirtiendo en un cajón de sastre donde se recogen la limitación efectiva de la libertad de educación, el acoso a la escuela concertada, especialmente a la diferenciada, la imposición de una ideología oficial. Finalmente, gracias al acuerdo entre el PSOE, Podemos y ERC, se ha introducido una enmienda en la que se pretende eliminar el castellano como lengua vehicular en la enseñanza en aquellas comunidades autónomas en las que exista otra lengua cooficial. Los nacionalistas llevan acariciando este deseo durante mucho tiempo, pero hasta ahora ha chocado con la jurisprudencia de los tribunales. Veremos cómo acaba. Pedro García. Gerona.

Pasteis e política

Dado que a batalla política non concede tregua, vén á miña memoria a manifestación dun coñecido político de ámbito nacional que, sen inmutarse nin o máis mínimo, admite que a política, da que el mesmo participa, é un suculento pastel do que aproveitarse. E nunha entrevista de hai tempo, pero sempre actual, outro político galego dixo: «Nos partidos da oposición hai ansia por repartirse a torta». Podería engadir máis, pero creo que non é necesario. Manuel I. Nanín. O Carballiño.

Maradona, ¿un referente?

Ante la muerte de Maradona, he llegado a una conclusión. A mucha gente le importa más el fútbol que los valores. ¿Qué hemos hecho mal como sociedad para seguir adorando a una persona denunciada por violencia de género o por tener sexo con menores? Su muerte ha sido un acontecimiento que ha causado revuelo alrededor del mundo. Se han ocupado de llamarle héroe y hasta he visto la palabra «referente».

No voy a negar que fuera un buen futbolista. Pero, ¿ser un buen futbolista pesa más que todas las sombras que existen en su vida? Ojalá nadie tome nunca a Maradona como referente. Lara Feliu Vidal. Barcelona.

Envía tus cartas al director
Por correo electrónico a:
cartasaldirector@lavoz.es
Enviar carta
Por correo postal a:
Avenida da prensa, 84 y 85.
Sabón, 15143 Arteixo (A Coruña).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos
Comentarios

«¿Ser un buen futbolista pesa más que todas las sombras que existen en su vida?»