Que nadie pase solo las Navidades


La unidad del país, en peligro

Rompiendo España. Esto es lo que está haciendo este nefasto Gobierno que tenemos. Romperla y dejarla hecha añicos. Pedro Sánchez, con tal de mantenerse en la Moncloa, es capaz de casi todo. Sus alianzas, con tal de aprobar los Presupuestos y, por tanto, de seguir en el Gobierno, le ha llevado a dar a sus aliados todo lo que han pedido y más. Sabemos algunas de sus promesas, pero lo que nos asusta y preocupa son las que no sabemos. Le da a Bildu, herederos de ETA, el acercamiento al País Vasco de los presos con delitos de sangre a sus espaldas. ¿Y las familias de las víctimas? ¿Alguien piensa en ellas?

Lo escandaloso es escuchar a Arnaldo Otegi, condenado, entre otras cosas, por enaltecimiento del terrorismo, que el pago por su apoyo a los Presupuestos es conseguir la república vasca. Parece que es una de las promesa de Sánchez.

El presidente, además, le hace un regalo extra de Navidad al PNV con el cuartel de Loyola en San Sebastian.

Otro de los compromisos es la armonización fiscal para que Madrid pague más, cuando es la locomotora de España, la que más aporta, pero claro, tanto la autonomía como la alcaldía están en manos del PP.

¿Se está destruyendo a España o no? Claro que sí. Sanchez parece capaz de venderla por parcelas con tal de mantener el sillón del Gobierno, importándole muy poco las consecuencias. Charo Catoira Rodríguez. A Coruña.

ERC se mete con el impuesto de patrimonio de Madrid

El señor Rufián, refiriéndose a la exención del 100 % que aplica Madrid al impuesto sobre el patrimonio, dice que esa comunidad es un paraíso fiscal. No es verdad, señor Rufián. Ese gravamen está cedido a las comunidades autónomas (Ley 19/1991), por lo que cada territorio tiene la potestad para poder practicar la exención del 100 % de dicho impuesto. Ahora usted, señor Rufián, supedita su aprobación a los Presupuestos Generales del Estado a que se imponga en todas la comunidades autónomas un tipo mínimo en este gravamen. También le digo, señor Rufián, que no vale aprovechar su apoyo a los PGE para lo que usted pretende, para ello habría que reformar la norma específica del impuesto sobre el patrimonio. Señor Rufián, llevar a cabo su propuesta supondría vulnerar el artículo 134 de nuestra Constitución. Emilio Lira. Negreira.

A mi padre 

Tenía poco más de 50 años. Sus hijos ya estaban independizados y él estaba en la cima de su carrera profesional. Después de muchos años de trabajo y dedicación a los suyos, tenía un largo horizonte para disfrutar con el amor de su vida, su mujer Lolita. Pero la enfermedad se interpuso en su camino. En poco tiempo, su salud se deterioró gravemente, y acabó falleciendo un 28 de noviembre, a los 56 años. Era una persona de fuertes convicciones morales y religiosas. Para él, la palabra dada suponía un compromiso total. Fue un marido enamorado, un maravilloso padre para sus hijos y un ejemplar hijo. Un hombre bueno. Se llamaba Javier Torre Galán. Era mi padre.

Para esta gran persona, un emocionado recuerdo y tres palabras: gracias, perdón, te quiero. Jose Manuel Torre Fouz. Oleiros

Envía tus cartas al director
Por correo electrónico a:
cartasaldirector@lavoz.es
Enviar carta
Por correo postal a:
Avenida da prensa, 84 y 85.
Sabón, 15143 Arteixo (A Coruña).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos
Comentarios

Que nadie pase solo las Navidades