«¿Cómo pretendéis que nos independicemos con los sueldos tan precarios que ofrecéis?»


Cuando queremos y no podemos

Suena desconcertante que tantos jóvenes queramos independizarnos y se convierta en un quiero y no puedo. Quiero ganarme la vida honradamente sin depender de la nómina de mis padres. Y no puedo porque los gastos que debo asumir doblan el sueldo que, según vuestro criterio, merezco ganar. Y no se trata de querer vivir por encima de nuestras posibilidades; se trata de comer, cubrir gastos necesarios y tener un mínimo ahorro por si algún día preciso de él. Se trata de cobrar un sueldo digno que esté por encima de estos gastos. Que no tenga que dejar de comer para pagar el alquiler del mes. Que llegar a fin de mes no se convierta en una tortura. Y que vivir con nuestros padres no sea una necesidad. Decidme cómo pretendéis que nos independicemos con los sueldos tan precarios que ofrecéis. Explicadme cómo vamos a construir nuestra vida o cómo vamos a plantearnos la posibilidad de tener hijos si en vez de ayudar, subís los impuestos, los alquileres; menos los sueldos que por lo visto no es necesario. Según vuestro criterio, claro, porque ¿nos habéis preguntado a los jóvenes los motivos por los que con treinta años seguimos viviendo con nuestros padres? ¿Os habéis cuestionado por qué prescindimos de parte de nuestra intimidad para vivir en pisos compartidos? No. Lo importante es que trabajemos, sean cuales sean nuestras condiciones y calidad de vida. Lucía Arias Gómez.

Agradecimiento

Podría expresar lo que siento en este momento con una sola palabra, gracias, pero quiero llenarla de significado. Quiero dar las gracias a todo el equipo de Cardiología del Hospital Modelo de A Coruña, muy especialmente a la doctora Sonsoles Quintela García. Qué profesión más especial tienen ustedes, ¿no?, cuidar y curar el corazón de los demás. Ese músculo autónomo, sensible a las emociones, trabajador incansable; que es tan generoso, pues todo lo que recibe lo vuelve a dar, y que además mantiene la vida.

Gracias por cuidar el corazón de María Teresa con tanto respeto, sensibilidad y profesionalidad. Quiero que sepan que, cuidando así el corazón de mi madre, han cuidado sin saberlo el corazón de mi hermano y el mío también, rotos por la situación. Gracias a todos y a cada uno de los profesionales de la tercera planta: a la mujer que arregla la habitación, a los celadores, a las auxiliares de enfermería, a las enfermeras y enfermero por el cuidado y la delicadeza que ponéis en cada tarea que realizáis, ¡cuánta empatía se respira cada vez que entráis en la habitación! También a los facultativos y personal de la uci y de urgencias, y cómo no, a Ana, de atención al paciente. A Coruña tiene que sentirse orgullosa de tener un hospital con una filosofía tan humana que cuida y trata con esmero a los pacientes y a sus familiares. Todos los hospitales tienen una parte muy hostil, inherente a la función que desempeñan, que todos y cada uno de los profesionales pueden hacer que sea mucho más llevadera. Esta experiencia me hace más humana a mí también. Lola Reboredo Redondas. A Coruña.

Pedro Sánchez y el esperpento

Leemos que a Pedro Sánchez le gusta la literatura esperpéntica, y no es de extrañar en una persona esperpéntica que preside un Gobierno en el cual sus componentes utilizan una política de igual calibre en la que impera su alianza con comunistas latinos, separatistas y terroristas que desean separar España, desmembrarla y destruir regímenes (¿golpe de Estado, enfrentamiento civil?). A dónde nos está llevando su esperpento, su horror y errores, cuál será su desenlace. Váyanse o enderecen el rumbo antes de que la nave se hunda con todos nosotros y, llegado el caso, deshágase de las malas compañías, no haga ni hagan más daño con sus decisiones erradas, manipulaciones y mentiras en su afán de reinar a cualquier precio y en cualquier situación. Este país y sus ciudadanos no lo merecen. Ángel Santamaría Castro. Bilbao.

Movilidad

¿Realmente la gente que está en cierre perimetral en A Coruña y concellos limítrofes está cumpliendo la ley? ¿Realmente se están produciendo controles para restringirla? ¿Las policías locales de concellos limítrofes como Bergondo, Sada.. vigilan el rural y las segundas residencias? Porque yo vivo en uno de esos concellos y veo día tras día a todos los vecinos acudiendo, saltándose la ley y siendo unos irresponsables. Y no son jóvenes. Realmente tenemos lo que merecemos y mal ejemplo damos a los jóvenes. Y así nos va. Y luego, si tú das un aviso eres mala persona. Seamos responsables y cumplamos la ley. Que si el césped crece un poquito, más importante es la salud. A. B. G.

Envía tus cartas al director
Por correo electrónico a:
cartasaldirector@lavoz.es
Enviar carta
Por correo postal a:
Avenida da prensa, 84 y 85.
Sabón, 15143 Arteixo (A Coruña).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Comentarios

«¿Cómo pretendéis que nos independicemos con los sueldos tan precarios que ofrecéis?»