¿Se acuerda de cuando fue joven?


 Juventud, sí gracias

Es muy probable que  a  muchos de nosotros nos cueste recordar  con detalle lo que hacíamos y cómo éramos cuando cumplimos la mayoría de edad, pero seguro que fue una de las etapas más llenas de vivencias -unas  alegres y otras no tanto-, pero en cualquier caso, muy apasionadas y posiblemente, muy liberadoras; todas ellas, nos han  ayudado a madurar y a ser las personas que somos hoy. Tal vez, el colectivo social que hoy se encuentra entre los 17 y 25 años, aproximadamente, está siendo objeto de todas las reprobaciones posibles por su comportamiento, convocando, algunos,  fiestas clandestinas que los medios de comunicación se encargan de divulgar un día y otro también, estigmatizando a toda una generación. En cambio, no se hace ninguna  mención -o se realizan muy pocas críticas- a la cantidad de buses, trenes, metros que van repletos de gente y que los jóvenes -y no tan jóvenes- deben coger cada mañana para acudir  a sus centros de estudio, universidades y algunos, los más privilegiados, a sus centros de trabajo. Sin ningún ánimo de justificar cualquier comportamiento que ponga en peligro la salud pública, debo decir que la gran mayoría de nuestros jóvenes está demostrando una actitud verdaderamente ejemplar, a pesar de sentirse perseguidos y vigilados por muchas instituciones. Y a pesar, por supuesto, de estar viviendo una juventud llena de frustraciones, renunciado a cosas tan  importantes como es el hecho de viajar, divertirse, relacionarse, y amarse apasionadamente. Juan Francisco García Casal. A Coruña.

Medidas contra el coronavirus

Nos han confinado totalmente en la primavera pasada, en el verano todos a salir y, claro, subieron los casos porque había que salvar la temporada turística. En nuestra ciudad, el concello entregó las calles a la hostelería: carriles de calzada ocupada por terrazas, aumento de las mesas autorizadas, bares en los que daban la vuelta al edificio las mesas, gente consumiendo y no consumiendo sin mascarillas, fumadores a pleno rendimiento, botellones, fiestas, etcétera, etcétera Todo esto nos lleva a una subida de casos que hace que se cierre Lugo y la hostelería. Ahora observamos a gente arremolinada en centros comerciales, en bares que venden para llevar cafés; se ven pandillas reunidas y sin mascarillas, y en los parques los niños todos mezclados, padres hablando también sin distancia , chiquillos subiendo y bajando de los columpios y demás juegos sin nadie que lo desinfecte. A todo esto nadie controla. La policía local, como siempre, no está ni se les espera, nada de nada, lo cual es considerado normal dependiendo de una corporación que no suspendió el San Froilán y permitió la salida de Vuelta con gente acumulándose en las aceras. A este paso iremos a un confinamiento total. Y claro, los comunistas en su salsa, con el país en quiebra, dando unas paguitas mientras se sigue adoctrinando a la población. Los excesos se pagan y las terrazas en vez del 75 % estaban al doble de mesas autorizadas, todo con la anuencia del Gobierno de coalición de nuestra ciudad. Parece que se gobierna por y para la hostelería y la fiesta. Normal. Cuando confinan cierran los servicios sociales, no trabaja nadie presencial, ni tan siquiera son capaces de leer contadores de agua. ¡Cómo van a dar soluciones en plena pandemia!. Otra muestra de la inutilidad. En fin señores, abróchense los cinturones que vienen cierres, confinamientos y quiebras. Eso sí de manera progresista y contando con el pueblo. También es verdad, tenemos lo que merecemos en el Gobierno y en la gestión de la pandemia. Francisco López. Lugo.

Envía tus cartas al director
Por correo electrónico a:
cartasaldirector@lavoz.es
Enviar carta
Por correo postal a:
Avenida da prensa, 84 y 85.
Sabón, 15143 Arteixo (A Coruña).

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos
Comentarios

¿Se acuerda de cuando fue joven?