Trump, del «brexit» al «exit»

Yashmina Shawki
Yashmina Shawki CUARTO CRECIENTE

OPINIÓN

Chris KleponisPOOL

13 nov 2020 . Actualizado a las 08:49 h.

Mientras se dirimen una miríada de demandas en los estados de Arizona, Georgia, Míchigan, Nevada, Pensilvania, y Wisconsin y, se procede al recuento escaneado de los votos en Wisconsin y manual en Georgia, Trump continúa con sus ataques vía Twitter sobre la validez de la victoria de Biden. Sin aportar pruebas sobre sus alegaciones de fraude electoral, hasta la pro-republicana cadena televisiva Fox, cortó la declaración de la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany en la que repetía las infundadas acusaciones del presidente saliente. Entre tanto en los gabinetes internacionales ya se trabaja en las estrategias de la era post Trump.

Un gran número de países ya han felicitado al presidente electo; sin embargo, Rusia y China mantienen un elocuente silencio ante la perspectiva de un cambio radical en la política norteamericana. Por un lado, Biden, el comedido, a quien Trump apoda despectivamente sleepy Joe o «Joe el adormilado», ya ha calificado a Rusia como el mayor rival de su país, por lo que, es de esperar que la buena sintonía que había entre Trump y Putin no se mantenga.

Biden dará su apoyo a Ucrania país inclinado hacia la UE y con el que Rusia mantiene un largo enfrentamiento. Y ello pese o, quizás debido, a los dolores de cabeza que le ocasionó la pertenencia de su hijo Hunter al consejo de administración de la compañía ucraniana Burisma. En cuanto a China puede que mejoren las formas pero, es de esperar que se mantengan las espadas en alto a nivel económico. Frente al populismo nacionalista de Trump, Biden apostará por recuperar el peso de su país en la esfera internacional recuperando las alianzas estratégicas que soportaban el tejido multilateral lo que, sin duda, perjudicará a China. No obstante, hay puntos que les aproximarán como el cambio climático y la contención nuclear.