Justicia poética

Luis Grandal
luis grandal EN LÍNEA

OPINIÓN

09 nov 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

He seguido en la distancia la larga campaña de las elecciones presidenciales americanas, desde los caucus o primarias hasta ahora. Aunque con imperfecciones -como todo sistema político-, el proceso electoral norteamericano es el más predecible de todas las democracias liberales del mundo. Tan predecible es que sabemos cuándo se van a celebrar las próximas elecciones. Por ejemplo, el futuro presidente ya podemos adelantar -salvo excepciones, como en caso de muerte, incapacidad o dimisión-, se elegirá el martes siguiente después del primer lunes de noviembre del 2024, aunque la toma de posesión se formalizará el 20 de enero del 2025. Si algo tiene este sistema es su estabilidad institucional y el respeto a la tradición constitucional. Y con una Constitución con solo siete artículos, si hace falta enmendarla, se enmienda, aunque desde su aprobación solo se haya hecho en 27 ocasiones, la última en 1992. Esta enmienda, que se refiere al salario de los congresistas, fue promovida por un estudiante texano de 19 años de la Universidad de Austin diez años antes, hasta que lo consiguió. Hay que subrayar que el estudiante fue calificado por su profesor con la peor nota por su trabajo: una C.

 Todas las campañas presidenciales norteamericanas son broncas y a veces violentas. ¿Acaso no asesinaron a John Kennedy en una o a su hermano Robert en otra? Por eso, lo que ha pasado en esta no me ha extrañado nada. El sistema era y es sólido. Pero la demostración más palpable ha sido el plante de las cadenas de televisión a Donald Trump en una rueda de prensa.

Trump se dedicó antes y después, en su mandato, a despreciar a los medios de comunicación. Y fueron los medios de comunicación -incluidas las redes sociales- las que lo remataron antes de conocerse los resultados definitivos. «Hasta aquí hemos llegado», le dijeron. Cortaron las emisiones de su discurso y se dedicaron a desmontarlo en directo, argumentando que Trump mentía y no presentaba evidencias de sus afirmaciones sobre presuntas ilegalidades.