El gafe de Joe Biden


En esta respiración contenida en que viven los demócratas y la gente de bien de medio mundo, no hay manera de quitarse de la cabeza el mal fario de Joe Biden. Esa cara b que le ha marcado la vida es estremecedora. Si no han visto todavía el documental Trump vs Biden, que emite estos días Movistar, no se lo pierdan porque da las claves de quien puede convertirse en el próximo presidente. Solo así podrán entender cómo teniendo la corriente a favor en las encuestas, hay en Biden un gafe con tenacidad. No solo porque la mala suerte le disparase al corazón con la muerte prematura de su mujer y uno de sus hijos en un accidente de coche cuando rozaba la treintena, ni porque recientemente otro de sus hijos, el que seguía sus pasos y soñaba con dedicarse en un futuro a la política, muriese a los 46 debido a un terrible tumor cerebral. Es mucho más lo que se perfila en este documental, en que, por supuesto, el candidato demócrata interesa más. Interesa ver su marcada tendencia a meter la pata cuando tiene algo ya casi conseguido y su obligada necesidad de pedir perdón. Le pasó, por ejemplo, después de pifiarla por un comentario inapropiado a Obama, al que llamó «un negro muy limpio» en la campaña, pero fue Barack el que le contagió parte de su carisma convirtiéndolo en vicepresidente cuando nadie lo esperaba. Biden por sí solo no puede. Veremos si el soplo de la fortuna de Kamala Harris lo empuja esta vez a favor para derrotar por fin a Trump.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
12 votos
Comentarios

El gafe de Joe Biden