Pongamos que hablo de Madrid


Los pájaros visitan al psiquiatra, / Las estrellas se olvidan de salir, / La muerte viaja en ambulancias blancas, / Pongamos que hablo de Madrid”. Así, con letra pelín canalla, y con voz rasgada de ginebra, cantaba el gran Sabina lo que, en la prosa fina y sibilina de Machado, era la sufrida ciudad de 1937: «¡Madrid, Madrid; que bien tu nombre suena / rompeolas de todas las Españas!».

Gracias por leer La Voz

Suscríbete al periodismo sin límites hecho en Galicia

WEB+APP
Lee todas las noticias en la edición digital y la aplicación, accede a contenidos exclusivos y disfruta de una lectura sin publicidad intrusiva
VERSIÓN PDF
Accede a la réplica del periódico en PDF, a todas las ventajas de la suscripción WEB+APP y a la hemeroteca de La Voz desde 1882

Pongamos que hablo de Madrid