El perfil de un maltratador


No solo hay negacionistas del coronavirus. También existen los que niegan la necesidad de leyes que protejan a las mujeres maltratadas. Se resisten a asumir que los maltratadores tengan que ser perseguidos de forma contundente. Viven obsesionados por aparentar frente a su entorno ser un magnífico marido y mejor padre. Buscan autojustificarse por el infierno que vive su compañera. A menudo consiguen hacer creer, incluso a su propio letrado, que la verdadera víctima es él. Gente cobarde, repleta de complejos y con una autoestima por los suelos, que pretenden elevar a base de humillar o agredir a mujeres. Un maltratador nunca reconocerá el daño que provoca. Cuando son condenados su única obsesión es buscar a los culpables de su, pongamos por caso, ingreso en prisión. En primer lugar su mujer. Después el juez, el fiscal, su defensa, la de su ex pareja, la policía y el lucero del alba. En modo alguno repara en que las causas de sus males son pruebas objetivas halladas en su contra y continúa con su cantinela de que el mundo entero se ha aliado para destrozarle la vida. Me estoy refiriendo a los individuos que son condenados por razones de peso tras un juicio. No a aquellos que pasan a ostentar la condición de investigados por el simple de hecho de ser denunciados por sus mujeres tras una -cotidiana o no- discusión. De esto último, por razones de espacio, escribiré otro día.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
43 votos
Comentarios

El perfil de un maltratador